Economía

En pleno coronavirus, “Nicky” Caputo despedirá a 745 empleados

Desde la empresa situada en Tierra del Fuego afirman sin embargo que se trata de trabajadores que finalizan sus contratos de trabajo el 31 de marzo

miércoles 1 de abril de 2020 - 11:35 am

El empresario Nicolás “Nicky” Caputo, uno de los amigos más íntimos de Mauricio Macri, no le renovará el contrato en Grupo Mirgor a 745 empleados, 525 de ellos contratados a plazo fijo y 220 bajo la modalidad de personal de planta discontinuo, hasta -al menos- se termine la cuarentena.

La firma plantea que no renovar contratos es una política acordada con las demás empresas del sector de la electrónica que están instaladas en la isla, aunque desde la gobernación lo niegan y dicen que cada compañía está adoptando sus propias medidas. La firma Carrier, por ejemplo, pagó la segunda quincena sin hacer aportes patronales y otras están pagando salarios con algo de retraso.

La actividad de la electrónica quedó frenada a pedido del gobierno provincial unos días antes de la suspensión general de actividades que dictó el gobierno nacional. El Ministerio de Desarrollo Productivo ofreció a Mirgor que se ponga a fabricar “soportes mecánicos respiratorios para urgencias” para atender el pico de la demanda que se espera en las próximas semanas a causa del coronavirus. La firma lo está evaluando. También las terminales automotrices están analizando la factibilidad técnica de ese pedido, junto con otras medidas de producción para el sistema sanitario.

La decisión de la empresa de Caputo, el “amigo del alma” del ex presidente Mauricio Macri, se suma a la intención frenada de Techint, dirigida por Paolo Rocca, de despedir a 1450 trabajadores de su empresa constructora, amparándose en una originalidad del convenio colectivo de trabajo del sector, que permite el despido de empleados una vez que termina la obra.

“Nosotros hacemos casi todos nuestros proyectos para privados y todos se pararon por tres causas: por los clientes, por la cuarentena y por el impacto de nuestros operarios. El impacto del aislamiento en nuestra empresa es tremendo, a tal punto que la facturación de abril va a ser cero”, dijo ayer en declaraciones radiales Carlos Bacher, presidente de Techint Ingeniería y Construcción. Por lo pronto, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria.

En tanto, una empresa del Grupo Roggio que se llama Prominente comunicó a sus trabajadores la suspensión de la actualización paritaria prevista para este mes. Son casos resonantes de un universo de grandes empresas que desafían la postura del gobierno de sostener el empleo y el pago de los salarios a pesar del freno de la actividad productiva.

Si bien se trata de grandes empresas con fuertes espaldas financieras en donde además de los números juegan las señales y decisiones políticas, estos movimientos también reflejan una preocupación muy extendida en todo el sector privado acerca de cómo hacer para afrontar los salarios sin ingresos por ventas. De hecho, muchas empresas advierten que la línea de crédito del 24 por ciento por el equivalente a una nómina salarial que están ofreciendo los bancos a partir de la disposición oficial no va a ser suficiente porque difícilmente una pyme tome la decisión de endeudarse en semejante contexto, incluso si ese crédito se toma a tasas bajas.

En el caso de Mirgor, la novedad es que la empresa se desentiende de los ingresos de 740 empleados con contratos precarios hasta tanto se levante el freno sobre la actividad. En un comunicado, la empresa afirmó que “la situación que atraviesa la Argentina por la pandemia de Coronavirus afectó todas las actividades productivas en el país y, especialmente, en Tierra del Fuego”. Mirgor negó que haya habido despidos, sino que se trata de “personal que finaliza sus contratos de trabajo hoy 31 de marzo”. “La empresa abrió una instancia de diálogo con los gremios, y autoridades provinciales, para buscar alternativas posibles de mitigación ante este escenario”, agregó.

COMENTARIOS