Coronavirus

Efecto coronavirus: caminó durante dos años para unir Ushuaia-Alaska, pero la pandemia lo frenó en Canadá

El argentino Martín Echegaray Davies emprendió el viaje en 2017 cuando tenía 60 años. Hoy, la pandemia frustró su sueño de unir a lo largo el continente americano nada más ni nada menos que a pie.

miércoles 1 de abril de 2020 - 11:46 am

Martín Echegaray Davies, un chubutense de 64 años emprendió una travesía tan ambiciosa como arriesgada cuando comenzaba a cursar su sexta década de vida: ir caminando desde Tierra del Fuego hasta Alaska. Durante dos años y cinco meses caminó 22.850 kilómetros y hace unas semanas llegó hasta la frontera entre Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, en el momento en que le faltaban 6.000 kilómetros para finalizar su travesía, las restricciones impuestas a causa de la pandemia no le permitieron continuar el sueño.

884 días pasaron desde que Davies decidió emprender su viaje con el objetivo de emular las expediciones de sus antepasados. Experiencias previas lo impulsaron en su deseo de aventura y de cruzar la frontera. Así, una vez fue de Madryn a Rawson, acompañado de otros descendientes de galeses. Y en otra ocasión atravesó la provincia de punta a punta hasta el Río Chubut.

Bautizó su viaje como “Caminata Tres Américas”, el cual tuvo inicio en Bahía Lapataia, Tierra del Fuego. Desde allí visitó las 23 provincias del país y el 22 de septiembre de 2018 cruzó a Bolivia. Luego siguió su camino por Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México hasta finalmente llegar a Estados Unidos.

 

 

Casi tres años de viajar en soledad, la única compañía que tuvo fue un “carricatre pilchero”, un catre de campaña modificado en el que guardaba ropa, alimentos, agua, colchoneta, lona, carpa, herramientas (martillo, llave francesa y otras por si se avería el móvil) y dos banderas, de Argentina y Gales. Son “180 kilos de peso” a cuestas, según estima.

Todo aquello de lo que fue testigo y tuvo la oportunidad de vivenciar lo registró en sus redes sociales, en los estados de WhatsApp y en un blog personal. En esos canales fue actualizando su posición, adelantando donde iba a estar y publicando selfies.

El viaje me dejó realmente de todo. Disfruté, conocí, me alegró, pasé día de calor en valles y desiertos, días de frío con temperaturas extremas, días de mucho viento. Toda la experiencia que he juntado me basta y me sobra. Estoy muy agradecido de la gente que me ayudó muchísimo. Gracias a ellos llegué hasta acá”, dice Martín en una comunicación telefónica con Infobae.

 

 

Davies estuvo hasta esta semana alojado en un hotel gracias a donaciones económicas que fue recibiendo (para financiar el viaje inició una campaña de colaboraciones en Go Found Me). Y ahora duerme en su carpa, aunque bajo techo, ya que los dueños de una chacra le ofrecieron quedarse en un galpón.

La hoja de ruta tenía como destino final a la localidad de Tok, pero la pandemia le puso fin a su travesía. Es un lugar al que cree que ya nunca visitará, al menos caminando, porque tendría alejarse nuevamente de su familia durante un largo tiempo y, por otra parte, debería recurrir a un vehículo para completar el trayecto debido al frío.

COMENTARIOS