Coronavirus

Cavallo: por qué en Argentina el coronavirus complica el futuro más que en la mayoría de los países

El ex ministro de Economía analizó en su blog los efectos que tendrá la pandemia en nuestro país y sus principales diferencias con otro Estados.

miércoles 1 de abril de 2020 - 10:55 am

En el marco de la pandemia que se expande a nivel nacional, muchos son los análisis orientados a la búsqueda de soluciones contra el coronavirus. En materia de salud y política, lo índices de infectados y fallecidos a nivel internacional han sido referencia para las medidas acatadas en el plano nacional. Sin embargo, en lo que respecta a la Economía, y desde hace mucho tiempo, las incógnitas sobre cómo proceder abundan.

Especialistas del ámbito dedican su tiempo a establecer posibles soluciones, cada cual con su ideología, aunque ninguna se consolide en el pensamiento de la sociedad. Un ejemplo de ello ha sido Domingo Cavallo, el ex ministro que destaca las enormes asimetrías de Argentina con el resto de los países y por tanto las severas limitaciones del país para disponer de los mismos instrumentos y efectividad esperados.

En su blog personal, el ex funcionario redactó un texto en el que establece las consecuencias económicas y sociales inmediatas de las medidas que implementa hoy el Gobierno Nacional y que de no adoptarse reformas claves en la organización económica, los desequilibrios adicionales a los que ya existían antes del coronavirus, pueden comprometer seriamente el futuro de nuestra sociedad.

Uno de los principales problemas comprende al cierre obligatorio de muchos establecimientos y las restricciones a la salida de las personas de sus domicilios, lo que provoca a la vez fuertes disminuciones de la oferta de bienes y servicios y de los ingresos de las familias afectadas por la pérdida de sus empleos. En nuestro país, la economía informal representa el 40% de la población.

Frente a estos problemas económicos, hay que sumarle el hecho de que los gobiernos y los bancos centrales no puedan apoyar financieramente a las empresas y familias. En los países con sistemas financieros de amplia cobertura y mercados de capitales fluidos y eficientes, sólo se necesita que las autoridades monetarias y fiscales asignen recursos suficientes para inyectar liquidez y ayudar a mantener la solvencia de prestatarios y prestamistas. En nuestro país esto no ocurre: Argentina no cuenta con crédito, ni interno ni externo, y donde el Banco Central emite una moneda incapaz de mantener su valor

Cavallo advierte que “el esfuerzo fiscal que el Gobierno va a tener que realizar y la emisión monetaria que el Banco Central tendrá que admitir para intentar atenuar los efectos recesivos y empobrecedores de las medidas de aislamiento social, son peligrosamente desestabilizantes”.

El déficit fiscal, aún sin contar el pago de intereses, puede llegar a superar el 5% del PBI y el desempleo abierto probablemente será mayor al 25 % de la población económicamente activa.

Así mismo, las empresas privadas, aún en el caso de las que no hayan quebrado, quedarán fuertemente descapitalizadas por las pérdidas acumuladas, sin capital de trabajo y con imposibilidad de autofinanciar inversiones.

El ex ministro asegura que si predominan las tendencias estatistas, intervencionistas y aislacionistas y todas las medidas económicas apuntan contra el sector empresarial “el final de esta crisis puede ser la hiperinflación“.

COMENTARIOS