Alimentación

Cómo se relaciona el intestino con las emociones

La importancia de cuidar la microbiota intestinal

sábado 4 de abril de 2020 - 7:35 am

La ansiedad y la tristeza se relacionan con las malas digestiones y sobre todo con una microbiota alterada. El intestino tiene más neuronas incluso que nuestro cerebro.

Tener una mala digestión permanente y una microbiota alterada puede hacer que nos sintamos más tristes. Por el contrario, si está sana hará que seamos más felices. El 90 por ciento de la serotonina, la hormona del placer, se secreta en el intestino. Y si no está bien o la microbiota no funciona correctamente, se fabricará menos cantidad de esta hormona del placer. Además, tener estrés crónico afecta a la microbiota y por eso, con él pueden aparecer episodios de diarrea o de estreñimiento.

El kéfir, el chucrut o el yogur y prebióticos como la banana, las alcachofas, el puerro o la cebolla, los espárragos son fundamentales para beneficiar la salud intestinal.

El conjunto de bacterias y otros microorganismos que habitan en el interior se conoce como microbiota y su equilibrio es fundamental. Su composición además depende de la edad, la dieta, del país de nacimiento, del estado de salud, de la ingesta de suplementos alimenticios, sobrepeso, depresión, malnutrición, enfermedades como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple, el párkinson, etc. Y se mantiene más o menos estable si no existen factores que la alteren como los alimentos ultraprocesados, antiobióticos y fármacos.

Para cuidar estas bacterias es importante mantener una dieta equilibrada rica en fibra y que se adecúe a las necesidades, e ir al baño al menos tres veces por semana.

Fuente: Telva

COMENTARIOS