Internacionales

La mucama de Hitler: “Podía pensar, pero no hablar”

La mujer, de 89 años, vive actualmente en Salzburgo, Austria. Trabajó en la casa de descanso del dictador en Berghof. Logró escaparse con una amiga dos días antes que terminara la Segunda Guerra Mundial

martes 29 de abril de 2014 - 6:33 pm

Elisabeth Kalhammer hoy tiene 89 años pero en su juventud, tan sólo a los 22 años, ingresó como empleada doméstica en la casa de descanso de Adolf Hitler. [pullquote position=”right”]La mucama de Hitler: “Podía pensar, pero no hablar”[/pullquote]

El anuncio al que la mujer respondió era: “Se busca empleada doméstica. Lugar de trabajo: Berghof en Obersalzberg, en la Baviera Berchtesgaden”.

Kalhammer admite que cuando fue convocada para trabajar en la casa del dictador tuvo miedo. De hecho, su madre le había pedido que no desistiera de ir. Sin embargo, el destino fue otro: la mujer sirvió en aquella casa hasta dos días antes que terminara la Segunda Guerra Mundial.

La ex empleada contó que al llegar a la residencia los allegados al dictador le dieron órdenes: “Lo que se hable en la casa, no puede salir bajo ningún concepto de ella. Las faltas serán castigadas con la prohibición de poder salir de casa”.

Al ser consultada por Eva Braun, la compañera de Hitler, la señora dijo que era una “mujer elegante”, con trajes a la última moda, que disfrutaba de la visita de sus amigos y que era “un gran amor” del dictador. 

También aseguró: “Por suerte nunca me encontré con Hitler y no tuve que hablar con él” y añadió: “Cuando Hitler salía en alguna ocasión a pasear fuera, estaba prohibido observarlo. Sólo podíamos verlo a través de las cortinas”.

Finalmente, Elisabeth Kalhammer, se refirió a la alimentación del máximo representante del Tercer Reich: “Seguía una estricta dieta para la que tenía a su propia cocinera y sólo bebía agua caliente. Pero a la madrugada, se escabullía a la cocina donde debía haber uno de los conocidos como ‘pasteles del Führer’: un pastel de varias capas de manzana con nueces y pasas”.

 

COMENTARIOS