Coronavirus

La decisión del Banco Central que pone en riesgo la continuidad de miles de PyMEs

Hoy se reactivó el clearing bancario y, con la cadena de pagos al límite, las pymes temen un freno casi total en abril por la cuarentena.

jueves 26 de marzo de 2020 - 11:08 am

Tras la reciente decisión del Banco Central de la República Argentina (BCRA) de reabrir las operaciones de clearing o compensación de cheques entre bancos, las PyMEs encienderon las alarmas y temen un freno casi total en abril, consecuencia directa del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno Nacional.

El objetivo de la autoridad monetaria es que las empresas puedan hacer frente a sus compromisos con los proveedores y pagar sueldos, algo que deberán comenzar a hacer la próxima semana, puesto el comienzo de un nuevo mes, el de abril, está a la vuelta de la esquina. El clearing iba a estar suspendido hasta el 1 de abril, pero la entidad que preside Miguel Ángel Pesce decidió reabrir la actividad este jueves 26.

La comunicación A 6944 del BCRA, que entra en vigencia hoy, indicó que las entidades financieras deberán “continuar prestando los servicios que usualmente prestan en forma remota, como ser constitución de plazos fijos, otorgamiento de financiaciones y los servicios relacionados con el sistema de pago”.

También están contempladas por esta medida las “acreditaciones de depósitos en efectivo por cajeros automáticos, terminales de autoservicio, empresas transportadoras de caudales, buzones de depósito y por los medios pactados cuando se trate de depósitos en efectivo por montos mayores efectuados por clientes”.

En medio de una cuarentena que tiene paralizada a una parte importante de la economía desde hace una semana, cada medida genera una ola de reclamos por los efectos indeseados. La realidad es que el mundo pyme tiene casi todas las industrias -salvo las de los sectores alimentación y salud-, además de comercios y empresas de servicios que puedan operar en forma remota, literalmente con sus cortinas bajas, con nulos ingresos en los últimos días.

Es por esto que la principal preocupación que tienen las pequeñas y medianas empresas es cómo van a pagar los cheques ya emitidos y entregados a sus proveedores, cuando los tenedores de esos valores los depositen. El otro puntos clave es cómo afrontar el pago de quincenas y salarios mensuales.

El Ministerio de Desarrollo Productivo y el Banco Central están trabajando en esto pero aún no se anunciaron medidas. La coordinación con el Gobierno está a cargo del comité de crisis de la Unión Industrial Argentina (UIA). La eventual extensión de la cuarentena obligatoria, con la economía paralizada, tensiona aún más el flujo de fondos de las pymes.

Martín Rappallini, titular de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), declaró al respecto: “Es preferible tener un problema este jueves y viernes y empezar a resolverlo, para que en abril podamos hacer frente a los sueldos”.

Y luego, añadió: “El 1° de abril entramos en una fase 2 de la cuarentena, donde por ahí habrá que ver si se amplía la lista de actividades esenciales, la circulación, o qué pasa con las actividades que están paradas”.

En busca de una solución para la problemática económica que afrontan tanto las pyme como los monotributistas, Rappallini deslizó que una idea es incluir como actividad esencial a industrias capital intensivas, con poca mano de obra. “El objetivo es que se mantenga la economía, que se puedan pagar los sueldos y no se caiga la cadena de pagos”, dijo el titular de la UIPBA.

Con la actividad paralizada, la situación se complica. Hoy, aproximadamente el 70% de los comercios están cerrados. En este sentido, Miguel Rodríguez, vicepresidente Pymi de la UIA analizó: “Hasta este pago de salarios, la problemática se podrá atender, pero después de abril y en mayo ya el problema pasa a medianas y grandes empresas, y también las multinacionales, porque si estuvieron paradas 30 días ¿de dónde van a sacan los fondos para cubrir?”.

Ante esta circunstancia, algunas entidades pyme están pidiendo que los bancos dupliquen y hasta tripliquen el giro del negocio para tener mayor límite de descubierto. Otra alternativa es que los bancos financien la nómina salarial registrada (F. 931), con un crédito blando o incluso a tasa cero.

Frente al impacto que puede tener la apertura del clearing, la Cámara Argentina de Comercio salió a pedir medidas puntuales al Banco Central para asistir a las empresas. En la misma línea, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), pidieron que “se reformule la apertura del clearing” para las pymes, considerando que hace una semana se les cayeron los ingresos, interrumpiendo la cadena de pagos”.

Pedro Reyna, titular de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), se refirió al tema y contó la particular problemática que afrontan por la cuarentena: “Además del impacto del clearing para las pymes que no estamos trabajando, ni siquiera podemos transferir los sueldos porque, en general, las computadoras autorizadas por los bancos para hacer las transferencias están en las empresas, no podemos hacerlo desde cualquier PC”.

COMENTARIOS