Deuda externa

Deuda: Guzmán advirtió que el coronavirus no cambiará el escenario económico a largo plazo

El ministro aseguró que aunque la incertidumbre por el coronavirus debe ser tenida en cuenta en la reestructuración de la deuda, esta situación excepcional no modificará las perspectivas de mediano y largo plazo.

viernes 20 de marzo de 2020 - 7:16 pm

El Ministerio de Economía prevé que el año próximo el país tendrá un crecimiento económico de entre 2,5 y 3,0 por ciento, dependiendo el escenario global, un equilibrio fiscal primario en 2022 y un superávit comercial de 3,8 puntos del PBI este año y de 2,8 por ciento para el próximo.

Estas primeras proyecciones económicas en el marco de la operación de canje de deuda fueron brindadas por el ministro de Economía, Martín Guzman, en una videoconferencia en inglés desde Buenos Aires con con tenedores de bonos argentinos en el extranjero.

Asimismo, destaco que la incertidumbre generada por los efectos que tendrá la pandemia del coronavirus en la economía global deberá ser tenida en cuenta en la reestructuración de deuda que lleva adelante Argentina.

Hoy está claro que estamos en tiempos de incertidumbre muy alta y eso es algo que debe tenerse en cuenta. Esto es algo que era cierto antes del coronavirus y ahora es aún más cierto“, sentenció.

Ante este escenario, Guzmán reconoció que tanto los números para el 2020 como los del 2021 fueron estimados antes de la explosión del coronavirus y que, por ende, posiblemente sean revisados. No obstante, remarcó insistentemente que esta situación excepcional no modificará las perspectivas de mediano y largo plazo, con lo que buscó dar tranquilidad a los acreedores.

Estas son las proyecciones económicas presentadas hoy por el ministro Martín Guzmán

En cuanto a la situación de la economía, el ministro explicó que el ajuste fiscal en los últimos cuatro años redujo el gasto en 5,2 por ciento y generó una crisis de demanda, caída en los salarios y en los recursos del Estado.

“La Argentina ya ha hecho muchos esfuerzos. Hubo muchos ajustes en el gasto en los últimos años. Pasó del 24% del PBI en 2015 al 18,6% del producto el año pasado. Eso no hizo que vuelva la confianza, sino que cayó la demanda, la recaudación, subió el desempleo. Ya no hay espacio para más ajuste. Este gobierno está comprometido con la recuperación de la economía”, señaló.

En ese contexto, advirtió que la deuda argentina no es sustentable, y que aspira a tenga que ser consistente con el ingreso de los recursos. Guzmán indicó que el costo de refinanciamiento de la deuda deberá alinearse con los objetivos de superávit primarios en el mediano y largo plazo y con la trayectoria de crecimiento de mediano y largo plazo.

Ante estas circunstancias, el titular de Economía planteó que el escenario para el refinanciamiento de la deuda es un superávit primario de entre 0,8 y 1,2 por ciento del PIB en el mediano plazo, con un crecimiento de 1,5 y 2 por ciento en términos reales y reservas por 65.00 millones en 2024. “Esto nos da margen para eventuales shocks externos, los denominados ‘cisnes negros'”, aseguró.

Además, prometió que la Argentina intensificará las negociaciones con bonistas sobre la base de la transparencia, la buena fe y el tratamiento justo para los acreedores. “La comunicación será la base de la buena y de estos principios, sobre la base de las condiciones económicas y sociales reales y sobre la base de lo que es posible”, aseguró.

COMENTARIOS