Alimentación

Cómo congelar y descongelar correctamente cada tipo de alimento

En tiempos de aislamiento donde hay que conservar más comida, estos consejos te serán de utilidad

martes 24 de marzo de 2020 - 7:17 am

Saber usar bien el freezer nos permitirá planificar las comidas de los días que estemos aislados y preservar alimentos que no vamos a usar en forma inmediata. Incluso podremos realizar platos que habitualmente no hacemos porque llevan más tiempo o no se justifican para pocos comensales.

Los alimentos se conservan a 18ºC bajo cero en buenas condiciones y durante largo tiempo. Por eso, es importante planificar las compras y etiquetar los envases de alimentos que se congelan, colocando la fecha en que son introducidos en el freezer. Y es bueno tener en cuenta ciertos consejos.

Carnes

Conviene cortar las porciones y quitarles la grasa visible. Hacer los cortes planos, para facilitar la penetración del frío en forma rápida.

Aves

Sacar los menudos -y envasarlos en forma separada para su congelamiento-, retirar la grasa visible y la piel, separar en cuartos para facilitar el manejo de las porciones.

Pescados

Para pescados enteros, lo más recomendable es limpiarlos y colocarlos en bolsas de plástico bien cerradas. Si los vas a usar en filetes o supremas, trocear del tamaño de la porción y congelar rápidamente luego de envasado.

Hortalizas

Las más aptas para congelar son: espinacas, repollitos de Bruselas, coliflor, acelga. No pueden congelarse: pepino, tomate, pimientos, lechuga, escarola y berros, pues pierden su textura y aroma.

Panes y tartas

El pan debe congelarse lo más tierno posible y se lo debe guardar envuelto en plástico (una bolsa puede ser suficiente) o papel de aluminio. Con las tartas cocidas, hacer lo mismo una vez que estén frías.

Huevos

En general no se llevan bien con el freezer y no lo necesitan, ya que duran mucho tiempo en la heladera. Pero si se necesitan congelarlos es preferible separar yemas y claras. Las claras se mantienen bien, mientras que a las yemas conviene batirlas con media cucharita de sal o con una cucharadita y media de azúcar por taza, de acuerdo al destino que vayas a darles. Guardar en pequeños envases plásticos.

Quesos

Muchas variedades pueden congelarse y es una buena manera de guardar aquellos que compres en oferta. Los duros y semiduros se pueden congelar bien casi sin perder calidad, aunque algunos se desmigajarán una vez descongelados (si bien mantendrán su sabor). También se puede freezar la mozzarrella, el brie y en fetas, no así el mantecoso y la ricota. Los duros se mantienen bien hasta seis meses, mientras que los más blandos tres. Lo ideal es trozarlos en en bloque que no superen los 200 gramos a no ser que se los guarde en su envoltorio original.

Cómo descongelar

Los alimentos descongelados total o parcialmente pueden volver a congelarse de forma segura siempre que aún contengan cristales de hielo o no hayan superado los 4,4 ºC. El recongelado puede afectar a la calidad, pero su consumo seguirá siendo seguro. Esto es así porque gran parte de los congelados es agua (91% el brócoli, 76% la merluza y 71% la carne de vaca), y cuando estos cristales se disuelven cambia la estructura de los productos originales.

Superados los 5 grados comienzan a proliferar ciertas bacterias que podrían ser nocivas. De manera que no se recomienda volver a realizar el mismo proceso y sí cocinar inmediatamente después de descongelar uno que estaba crudo. La manera recomendada de descongelar es hacerlo en el mismo refrigerador, pasando varias horas antes los alimentos que se van a usar del freezer a la heladera, o ponerlos directamente al fuego en los casos en esto no afecte el sabor del plato.

La descongelación es parte importante dentro del proceso de preparación de los alimentos ya que, si no se hace en la forma correcta, los mismos pueden perder las propiedades que tenían antes de su congelación e incluso contaminarse. La forma en que se realiza depende del tipo de alimento y su posterior utilización. Los métodos más adecuados son los siguientes:

Carnes rojas, aves y pescados

Los trozos más pequeños (como los churrascos, milanesas y filetes, por ejemplo) pueden ser cocidos directamente pero siempre a temperaturas moderadas y dando mayor tiempo de cocción para conseguir que se cocinen completamente. Los trozos más grandes deben ser descongelados antes de su cocción: en la heladera (el método más recomendable) lleva de 5 a 6 horas.

Hortalizas

No necesitan descongelarse y pueden cocinarse directamente. Se pueden introducir congeladas en agua hirviendo. Cuando están congeladas tardan menos tiempo para su cocción que si fueran frescas. La excepción es el choclo: debe ser descongelado antes de su cocción.

Frutas

Si se las utilizará enteras, deben ser descongeladas en la heladera con anticipación. Si se usarán para un puré o compota pueden ser descongeladas parcialmente antes de la cocción.

Tartas

En la heladera, se descongelan en 4 o 5 horas. A temperatura ambiente entre 1 y 2 horas. En el horno a temperatura mediana, entre 15 minutos y 1/2 hora.

Platos preparados

Las salsas, sopas y estofados pueden calentarse en horno o microondas estando congelados.Es conveniente remover frecuentemente para evitar que se pegue y calentar suavemente al principio agregando un toque de aceite o agua al comienzo.

Fuente: Web Dr. Cormillot

COMENTARIOS