Coronavirus

Hijo de un conocido economista: quién es el argentino que escapó de la cuarentena y preocupa a todo un buque

Luca Singerman debía cumplir cuarentena obligatoria en Punta del Este tras regresar de un viaje a Amsterdam. Sin embargo, escapó en una embarcarción de Buquebús hacia Buenos Aires con 400 personas abordo

viernes 20 de marzo de 2020 - 2:18 pm

El joven de 22 años que viajó en Buquebús desde Colonia a Buenos Aires quedó sumariado y judicializado y se evalúan los resultados médicos para confirmar si tiene coronavirus y, eventualmente, imputarle un grave delito contra la salud pública por el que podría ser penado con hasta 15 años de prisión.

Fuentes judiciales confirmaron a TN  que se trata de Luca Singerman, un joven rugbier, hijo del conocido economista Pablo Singerman, director del Estudio Singerman-Makon, del Departamento de Ciencias Sociales del CBC/UBA, y consulta recurrente de los medios de comunicación. Hasta recién tenía su cuenta personal de Instagram pública pero por motivos entendibles la cerró recientemente.

Pablo Singerman con su hijo Luca, el 9 de diciembre de 2018, en la final de la Copa Libertadores, una fecha inolvidable. Foto: Instagram @pablo_singerman

El joven subió al buque después de haberse escapado de un hospital en Uruguay, donde estaba cumpliendo la cuarentena por haber regresado de un viaje a Holanda.

En caso de confirmarse que tiene la enfermedad, la fiscal Alejandra Mángano podría imputarlo por el delito previsto en el artículo 202 del Código Penal, que prevé una pena de 3 a 15 años de prisión para quien “propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”.

Singerman cuenta ahora con consigna policial y podría ser embargado preventivamente ante posibles demandas civiles por parte del resto de los pasajeros y empleados que viajaron con él en el barco y ahora están obligados a cumplir con la cuarentena.

El caso salió a la luz en las últimas horas cuando las autoridades detectaron que había un pasajero con síntomas de COVID-19 a bordo de un Buquebús que llegaba a la Argentina con 400 repatriados.

Todos los pasajeros que volvieron en el mismo barco con él fueron trasladados a un hotel con una fuerte custodia policial y no pudieron tomar contacto con sus familiares.

COMENTARIOS