Salud

Cuatro formas de activar tu metabolismo

Cómo sentirse mejor mejorando ciertos hábitos

domingo 22 de marzo de 2020 - 7:26 am

Se llama metabolismo al conjunto de reacciones bioquímicas y procesos fisicoquímicos que se producen en cada célula de nuestro cuerpo, para mantenernos con vida.  Lo que se denomina “metabolismo lento” es una situación autogenerada por:

1) el sedentarismo y falta de tonificación muscular;

2) una alimentación básicamente compuesta por alimentos cocidos o industrializados;

3) falta de consumo de agua como líquido principal;

4) respiración superficial y poco contacto con la naturaleza.

Los síntomas simplemente son alarmas que avisan que estamos escuchando mucho más al afuera (publicidades comerciales, legos o conceptos nutricionales desactualizados), que adentro. Por ello, ni el “metabolismo lento” ni las llamadas “enfermedades metabólicas” (obesidad, diabetes melitus, dislipemias, hipertensión arterial) son una condición con la que se nace y mucho menos es un estado crónico, sino que es algo que se va generando con los años y que en la medida en la que se cambian los hábitos alimentarios y físicos, se pueden llegar a revertir.

Para optimizar el metabolismo es  recomendable liberar los órganos y tejidos de sustancias inconvenientes y llenarlo de sustancias vitales que, a su vez, son las intermediarias en los procesos metabólicos, como las enzimas, el oxígeno y los electrones, que se encuentran en lo que llamamos “alimentación viva”.

– Activá tus músculos. Todo movimiento es conveniente, pero es crucial realizar actividades de tonificación muscular (fuerza, musculación) al menos 2 o 3 veces en semana. Esto hará que quemes más calorías y elimines más toxinas incluso mientras dormís. Consultá con un experto para adaptarlo a tus necesidades.

– Comé muchos alimentos crudos. Siendo que existe una gran variedad dentro de lo que llamamos la “alimentación fisiológica y cruda”. Elegí frutas de estación, con ellas podrás hacer ensaladas de frutas, brochetas, cremas heladas, licuados, jugos y demás. Consumí verduras sin cocinar: se pueden comer todas crudas menos la papa y la batata y podrás usarlas en ensaladas, para colocar por encima de cualquier otra preparación, papillas y sopas entre otros. Sumá semillas activadas (semillas propiamente dichas y frutos secos remojados durante toda la noche en abundante agua) para preparar patés vegetales, yogures, leches, helados y demás alimentos de tu agrado.

– Bebé agua durante todo el día. No da igual que tomes cualquier otro líquido a que sea agua. De todas maneras, siempre viene bien combinar tu día con infusiones nobles realizadas con hierbas refrescantes, digestivas y colagogas, caldos de vegetales caseros o jugos naturales.

Respirá. De forma más consciente y profunda para la remoción de toxinas, la adecuada oxigenación y el buen funcionamiento metabólico. Consultá con un experto en el área para que te indique como hacerlo.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS