Coronavirus

Alarma en Reino Unido: el informe que hackea su estrategia contra el coronavirus

El Imperial College of London -en un estudio realizado por 31 profesionales- informó que si no se toman medidas rápidas, 510.000 personas morirían en Gran Bretaña y alrededor de 2.2 millones en los Estados Unidos; ¿qué decisiones venía tomando Reino Unido hasta el momento?

miércoles 18 de marzo de 2020 - 11:47 am

El Reino Unido había tomado una estrategia totalmente diferente al resto de los Estados europeos: según explicó días atrás el primer ministro británico, Boris Johnson, se eligió tomar medidas que sólo protegieran a los grupos en riesgo -ancianos, embarazadas, personas con problemas respiratorios, etc.-, pero se optó por esperar que se alcance cierta inmunidad colectiva a través del contagio de la población.

Sí, como leyeron. El Ejecutivo tomó un camino que se diferencia del resto de los países del Viejo Continente, buscando una especie de inmunidad de grupo, también llamada “inmunidad del rebaño”, en la que parte de la base que la inmensa mayoría, entre un 60 y 80 por ciento por ciento de la población, contraerá el virus y presentará trastornos leves, lo cual desarrollaría cierta inmunidad colectiva haciendo a los ciudadanos más resistentes y reduciendo el número de contagios. Esto lo ha dicho incluso el mismo asesor científico del gobierno, Patrick Vallace.

Pero un “paper” publicado en las últimas horas por el Imperial College of London obligó a las autoridades a retrotraer sus medidas blandas. El documento es devastador en términos de pronósticos en caso de que los gobiernos no tomen cartas en el asunto de inmediato y de forma drástica para combatir al coronavirus COVID-19. El grupo académico -compuesto por 31 profesionales- informó que si los estados y los individuos no hicieran nada y la pandemia permaneciera descontrolada, 510.000 personas morirían en Gran Bretaña y alrededor de 2.2 millones en los Estados Unidos.

Pero la “solución” propuesta por el documento tampoco dejó tranquilos a Johnson y Donald Trump. En este sentido, advierte que si se tomaran medidas más estrictas contra el COVID-19, las cifras podrían reducirse a la mitad, es decir, unas 260,000 personas en el Reino Unido y 1.1 millones. en los Estados Unidos. Sin embargo, advierten que si se decidieran medidas drásticas como el aislamiento, esto permitirá al país limitar el número de muertos a “unos miles o decenas de miles” si se respeta estrictamente.

El equipo de esta institución académica advirtió que continuar con la estrategia adoptada hasta ahora por el Gobierno de de Johnson de tratar de disminuir la propagación del virus -sin aplicar medidas drásticas que impliquen el aislamiento de la población- podría llevar “al límite” los servicios de atención sanitaria.

Para ejemplos, mirar hacia China

El Imperial College of London, que asesora al Gobierno en la crisis sanitaria, indicó que incluso con las medidas de “distanciamiento social”, recomendadas por las autoridades, el NHS “se verá saturado”, por lo que aconsejó como la única “estrategia viable” seguir el modelo de “supresión” aplicado en China, donde nació esta gripe, y que implica el aislamiento de toda la sociedad.

En el documento, que analiza específicamente los escenarios en el Reino Unido y los Estados Unidos, concluye que las políticas de mitigación -que combinan el aislamiento domiciliario de casos sospechosos, la cuarentena domiciliaria de quienes viven en el mismo hogar que gente posiblemente infectada y el distanciamiento social de ancianos y personas con un riesgo mayor de contraer enfermedades graves- “podrían reducir la demanda máxima de atención médica en dos tercios y las muertes a la mitad”.

El Imperial College of London advirtió entonces que de no tomarse medidas podría ocurrir una catástrofe sanitaria de consideraciones. “En ausencia (improbable) de medidas de control o cambios espontáneos en el comportamiento individual, nosotros esperamos un pico en la mortalidad (muertes diarias) después de aproximadamente 3 meses.

Por otro lado, se prevé que la epidemia sea más amplia en los Estados Unidos que en Gran Bretaña y el pico se produzca un poco más tarde. Esto se debe a la mayor escala geográfica de los Estados Unidos, lo que resulta en una mayor distinción de epidemias localizadas en todos los estados que las observadas en Gran Bretaña. El pico más alto de mortalidad en Gran Bretaña se debe al tamaño más pequeño del país y a su población de mayor edad en comparación con los Estados Unidos. En total, en una epidemia no mitigada, predeciríamos aproximadamente 510,000 muertes en Gran Bretaña y 2.2 millones en los Estados Unidos, sin tener en cuenta los posibles efectos negativos de los sistemas de salud abrumados por mortalidad”.

Medidas urgentes en Reino Unido y EE.UU.

 

Uno de los autores del informe, el epidemiólogo Neil Ferguson, miembro del equipo científico que asesora a Johnson, afirmó a la radio BBC haber transmitido también sus conclusiones al gobierno estadounidense. El lunes por la tarde, Washington anunció como Londres nuevas medias estrictas de distanciamiento social en línea con lo aconsejado por el Imperial College, que se basó en nuevos datos procedentes de Italia para modelar qué impacto tendría el virus en ambos países en un entorno social descontrolado.

COMENTARIOS