La vida de los famosos

La profunda reflexión de Florencia Kirchner sobre la cuarentena

La hija de la vicepresidenta posteó una vez más una frase de uno de sus libros preferidos para reflexionar sobre la sociedad y su enfermedad

lunes 16 de marzo de 2020 - 5:35 pm

Florencia Kirchner volvió a utilizar su cuenta de Instagram para citar a alguno de sus escritores preferidos y, a través de sus obras, trazar analogías con su estado de salud o con la coyuntura argentina. En esta oportunidad, eligió una frase de los Diarios de Franz Kafka para referirse a su enfermedad y a las medidas preventivas lanzadas por el Gobierno para evitar que se propague el coronavirus .

“‘Estoy intranquilo y venenoso’. Franz Kafka y una línea que me vuelve loca”, comenzó la hija de la vicepresidenta. Y prosiguió: “#LeoYMeDivierto estos diarios los avanzo lenta, interviniéndolos con escritura, otras lecturas. Los leo de manera aleatoria, nunca en orden. Y todo esto ocurre desde mi cama”.

“A veces la obligación a la vida social nos hace creer que si los planes no son fuera de una casa o en ámbitos extremadamente poblados nos estamos perdiendo la vida -sostuvo-. Que si debemos permanecer encerrados en nuestros hogares -por el tema que sea- la tierra fresca y mojada de afuera cubre nuestra existencia”.

View this post on Instagram

“4 (de octubre 1911) Estoy intranquilo y venenoso” Franz Kafka y una línea que me vuelve loca. #LeoYMeDivierto estos diarios los avanzo lenta, interviniéndolos con escritura, otras lecturas. Los leo de manera aleatoria, nunca en orden. Y todo esto ocurre desde mi cama. A veces la obligación a la vida social nos hace creer que si los planes no son fuera de una casa o en ámbitos extremadamente poblados nos estamos perdiendo la vida. Que si debemos permanecer encerradxs en nuestros hogares-por el tema que sea-la tierra fresca y mojada de afuera cubre nuestra existencia. Los últimos años los pasé más en una habitación que hablando con gente. Más en reuniones clandestinas al odio, que en las fiestas a las que iba todo el mundo. Dejé de asistir a movilizaciones porque no me encontraba bien. Desde siempre ir al teatro me da fobia y no puedo ir a ver actuar la dramaturgia de amigxs. Esto, es personal claro, pero lo que sucede ahora es social. Estoy en uno de los países más seguros dentro de este contexto por lo que puedo vivirlo más tranquila, a pesar de, hipocondríaca-abrazo fuerte con agua y jabón a lxs que son como yo-. La casa es uno de los grandes espacios políticos. No por nada, el Peronismo, puso mucho en la obra pública y construyó tantas. Podemos intensificar esa politización: Darle al libro, permitirnos la intimidad que significa estar con pocos y quizá conocer un poco más a esx que hace bastante tenés al lado. Y de pasó preguntarnos ¿Nos duele más la idea de un contagio, o la de estar más expuestos a la íntima presencia? O más aún: Saber que tenemos una responsabilidad social como ciudadanos, de esa patria que intenta volver a ser le otrx. Desde acá también tomo las medidas de salud, porque sé que te podes enfermar fuerte. Ya hace bastante lo sé, inclusive sin una pandemia. No nos cuesta nada ser socialmente responsables, y ahí es cuando pienso en la responsabilidad afectiva que tanto venimos hablando desde algunos feminismos. No hay que ser paranoicos, hay que ser responsables. #LaVidaEsCuerpoACuerpo

A post shared by Florencia Kirchner (@florenciakf) on

“Los últimos años los pasé más en una habitación que hablando con gente. Más en reuniones clandestinas al odio, que en las fiestas a las que iba todo el mundo. Dejé de asistir a movilizaciones porque no me encontraba bien. Desde siempre ir al teatro me da fobia y no puedo ir a ver actuar la dramaturgia de amigos”, escribió, en clara alusión a su experiencia desde que está internada en Cuba por un cuadro de estrés postraumático y un linfedema en las piernas.

“Esto, es personal claro, pero lo que sucede ahora es social. Estoy en uno de los países más seguros dentro de este contexto por lo que puedo vivirlo más tranquila, a pesar de, hipocondríaca -abrazo fuerte con agua y jabón a los que son como yo-. La casa es uno de los grandes espacios políticos. No por nada, el Peronismo, puso mucho en la obra pública y construyó tantas”, continuó la cineasta, en un texto que acompañó con una imagen suya recostada en la cama y con el libro de Kafka en su mano.

Luego, respecto de las medidas anunciadas ayer por el Gobierno para evitar la expansión del coronavirus, planteó: “Podemos intensificar esa politización: Darle al libro, permitirnos la intimidad que significa estar con pocos y quizá conocer un poco más a ese que hace bastante tenés al lado. Y de pasó preguntarnos ¿Nos duele más la idea de un contagio, o la de estar más expuestos a la íntima presencia? O más aún: saber que tenemos una responsabilidad social como ciudadanos, de esa patria que intenta volver a ser el otro”.

“Desde acá también tomo las medidas de salud, porque sé que te podés enfermar fuerte. Ya hace bastante lo sé, inclusive sin una pandemia. No nos cuesta nada ser socialmente responsables, y ahí es cuando pienso en la responsabilidad afectiva que tanto venimos hablando desde algunos feminismos. No hay que ser paranoicos, hay que ser responsables. #LaVidaEsCuerpoACuerpo”, concluyó.

COMENTARIOS