Salud

Tests caseros para identificar si sufrís apnea de sueño

Síntomas, diagnóstico y tratamientos de esta interrupción de la respiración durante el descanso

lunes 16 de marzo de 2020 - 7:07 am

Si vos o tu  pareja tienen ronquidos nocturnos y pausas respiratorias durante la noche, es probable que padezcan de este cuadro asociado a la obesidad. Un simple cuestionario puede ayudar a saber si es necesario consultar con un médico para mejorar la calidad del descanso y evitar las consecuencias que tiene el mal dormir.

Se conoce como apena obstructiva del sueño a la interrupción de la respiración o la falta de entrada /salida de aire de los pulmones durante el descanso. Entre los factores de riesgo se encuentran:

– Exceso de peso, en especial la obesidad abdominal y la del cuello, aumentan la dificultad del paso del aire.

– Sexo: la población masculina es la que sufre más de este cuadro, aunque un 2% de las mujeres también lo padece.

– Edad: es más frecuente en adultos y personas mayores.

– Presencia de arritmia cardíaca y/o hipertensión arterial.

– Amígdalas y vegetaciones adenoideas grandes (tejido similar a las amígdalas ubicado en las vías respiratorias entre la nariz y la parte posterior de la garganta). En los niños pueden bloquear la vía respiratoria.

Síntomas

– Ronquidos intensos.

– Presencia de pausas respiratorias. Como no suelen ser percibidas por uno mismo conviene que le preguntes a tu pareja o algún familiar si solés interrumpir tu respiración mientras dormís.

– Obesidad con perímetro de cuello mayor a 43 cm.

– Somnolencia diurna incontrolable.

Diagnóstico

La revisión de la historia clínica y un examen físico completos (especialmente de la boca, el cuello y la garganta) pueden combinarse con una encuesta acerca de tu somnolencia diurna, calidad del sueño y hábitos a la hora de acostarse; y la realización de una polisomnografía: estudio de sueño que mide qué tan bien se duerme y cómo tu cuerpo responde al descanso.

Tratamiento

Mantener las vías respiratorias abiertas es el primer objetivo para que la respiración no se detenga durante el sueño. Para lograrlo, se puede recurrir a la combinación de:

Cambios en el estilo de vida:

– Evitar el alcohol y los sedantes a la hora de dormir.

– Evitar dormir boca arriba. Para ello es útil coser una pelotita de tenis en la espalda del pijama.

– Bajar de peso para reducir el número de episodios de apnea durante la noche.

Usar una presión positiva continua en las vías respiratorias: 

Esta técnica conocida como CPAP, por sus siglas en inglés, consiste en un mecanismo administra oxígeno permanente a través de una máscara facial ajustada.

Cirugía:

Cuando existe un exceso de tejidos en la parte posterior de la garganta puede ser beneficioso extirpar las amígdalas y adenoides. Esta medida suele ser efectiva en la apnea infantil aunque no parece ayudar a la mayoría de los adultos.

Auto-chequeo

Paso 1: medí tu cuello

Para determinar si su medida es “saludable”, tomala con un centímetro en forma ajustada, pero sin presionar. Anotá la medida y sumá…

– 4 cm si tenés hipertensión.

– 3 cm si sos roncador habitual o tenés ahogos durante la noche, o si sos fumador.

Si el resultado es:

– Menor a 43 cm: tu probabilidad de apnea es baja.

– Entre 43 y 48 cm: tu probabilidad es intermedia (4 a 8 veces más riesgo que el nivel anterior).

– Más de 48 cm: probabilidad alta de apnea (20 veces más).

En los dos últimos casos conviene consultar con tu médico y realizar un diagnóstico preciso.

Paso 2: usá la escaña de Epworth

La Escala de Somnolencia de Epworth es una herramienta para determinar si tus ronquidos pueden representar un problema de salud.

Esta es una versión resumida. Para responderla, anotá si te dormiste en las siguientes situaciones eligiendo la cifra adecuada según su propia experiencia:

0 = Nunca se ha dormido
1 = Escasa posibilidad de dormirse
2 = Moderada posibilidad de dormirse
3 = Elevada posibilidad de dormirse

Solés dormirte…

1. Sentado y leyendo

2. Viendo televisión

3. Sentado en un espectáculo (teatro, cine)

4. En automóvil como copiloto en un viaje de una hora

5. Recostado a media tarde

6. Sentado y conversando con alguien

7. Sentado después de una comida (sin tomar alcohol)

8. Conduciendo tu automóvil cuando se detiene unos minutos debido al tráfico

Resultado: La puntuación máxima es de 24 puntos. Si obtenés un puntaje mayor a 10, es altamente probable que seas un roncador intenso. Si se tiene exceso de peso, consultá con su médico porque el riesgo de padecer apnea del sueño es más elevado.

Fuente: Web Dr. Cormillot

COMENTARIOS