Coronavirus

La Iglesia sugirió no dar la comunión en la boca durante la pandemia del coronavirus

Desde el Epicopado difundieron una serie de recomendaciones ante el avance de la enfermedad

miércoles 11 de marzo de 2020 - 10:42 pm

En la 184° reunión de Comisión Permanente, los obispos argentinos anunciaron las medidas que sugieren tomar durante las misas ante el avance del coronavirus. A través de un comunicado, recomendaron suspender el “beso de la paz” y que los sacerdotes dejen de entregar la comunión en la boca.

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) detalló que “haciendo uso del carácter facultativo que tiene el rito de la paz, se recomienda no realizarlo en este período”. De esta manera, el tradicional saludo con un beso que se dan los feligreses durante las ceremonias religiosas quedará sin efecto.

 

Además, la CEA informó que a los sacerdotes se les aconsejó “que la comunión eucarística se distribuya a los fieles solamente en la mano” y no en la boca, como se estila habitualmente.

“Pedimos a todos los ministros que distribuyen la comunión que extremen las medidas de higiene, lavándose las manos antes y después del servicio”, afirmó la Iglesia en un texto que compartió en sus redes sociales para que a la brevedad adopten sus religiosos.

El comunicado de la Iglesia

Ante la situación sanitaria que es de público conocimiento, generada por la propagación del COVID-19 (coronavirus), desde la Conferencia Episcopal Argentina queremos sumarnos a las acciones preventivas que se están llevando adelante por los distintos actores sociales.

En ese sentido proponemos una serie de medidas en nuestras celebraciones litúrgicas con el fin de prevenir el contagio:

-Haciendo uso del carácter facultativo que tiene el rito de la paz, recomendamos no realizarlo durante ese período.

-Sugerimos que la comunión eucarística se distribuya a los fieles solamente en la mano.

-Pedimos a todos los ministros que distribuyen la comunión que extremen las medidas de higiene, lavándose las manos antes y después de ese servicio.

Seguiremos atentamente las indicaciones que emitan las autoridades sanitarias para colaborar desde nuestro lugar en este momento en el que debemos cuidarnos entre todos.

Acompañamos con nuestra oración a todos los que padecen esta enfermedad, a sus familiares y a los agentes sanitarios que los atienden. Pedimos a Dios y a la Virgen María la salud para nuestro pueblo y para todos los pueblos afectados por el coronavirus.

COMENTARIOS