Alimentación

Cinco tips para que tus almuerzos sean más saludables

Qué podés hacer para sacarle más provecho a esta comida

lunes 9 de marzo de 2020 - 7:36 am

El almuerzo suele ser la comida que la mayoría hace fuera de casa. Al comprar, es fácil caer en la tentación de elegir platos poco nutritivos. A continuación, cinco soluciones para mejorar la calidad de lo que consumís.

1. Hacé tu propio almuezo

Preparar tus comidas en casa te permite controlar lo que comés y te ayuda a ahorrar. Podés aprovechar las sobras saludables de la noche anterior y complementarlas con verduras para hacer un almuerzo rápido y sin mucho esfuerzo.

La comida comprada en una tienda o supermercado debería ser la última opción. Estas cuestan más caras y no te aportan la energía que necesitás.

2. No comas en tu escritorio

Si lo hacés, lo más probable es que comas mientras trabajás. El receptor del intestino al cerebro no funcionará de manera óptima y te hará comer de más, porque al estar distraído, no estarás plenamente consciente de cuánta comida llevás a tu boca. Así, acabarás ganando peso. Trata de comer en un lugar pacífico y sin estresarte, preferiblemente al aire libre.

3. Maximinzá tu entrenamiento

Si bien la mayoría no tiene tiempo suficiente durante el descanso del almuerzo para ir al gimnasio y regresar, existen maneras de maximizar el tiempo que tenés disponible.

Una opción es el entrenamiento de alta intensidad en intervalos (HIIT). Se trata de una forma efectiva de hacer ejercicio con tiempo limitado.

Consiste de breves explosiones de trabajo duro: podés convertir una carrera por el parque en un entrenamiento HIIT al alternar carreras a máxima velocidad de 30 segundos con 30 segundos de trote o caminata. Podrías hacer lo mismo en una bicicleta o en una pieta. Recordá entrar en calor, elogar bien, y comer después, no antes del ejercicio.

4. Bebé agua

La mejor manera es en cantidades pequeñas pero frecuentes. Si tomás demasiado líquido en las comidas, podés sufrir reflujo ácido, lo que puede causar dolor e hinchazón.

Unos 250 ml de agua deberían ser suficientes con una comida, pero también se sugiere beber medio litro aproximadamente 30 minutos antes del almuerzo. Con esto reducirás el hambre y tendrás un mejor control para seleccionar las comidas más saludables cuando llegue el almuerzo.

5. Evitá la depresión post almuerzo

Sentir sueño y querer tomar una siesta es muy común después de un almuerzo que nos dejó saciados. La sensación de somnolencia también puede venir acompañada de ciertos antojos dulces.

Todo esto se puede prevenir o minimizar con la selección adecuada de comidas. La depresión puede empeorar con los carbohidratos como pan o pastas. Hay que buscar alternativas nutritivas como el arroz integral, pasteles de avena, quinoa y vegetales variados.

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS