crimen de Fernando Baez Sosa

Crimen de Villa Gesell: los rugbiers asesinos se probaron tobilleras electrónicas

Tras el pedido del abogado defensor, el Servicio Penitenciario Bonaerense confirmó que las casas de los imputados por el asesinato de Fernando son aptas para el monitoreo de los dispositivos

viernes 6 de marzo de 2020 - 6:00 pm

A la espera de la resolución del crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado brutalmente a golpes por los rugbiers de Zárate, trascendió que los ocho detenidos se probaron tobilleras electrónicas, luego de que el Servicio Penitenciario Bonaerense haya confirmado que los domicilios de los imputados son aptos para el monitoreo electrónico, en un informe entregado al juez David Mancinelli.

Hugo Tomei, abogado defensor de los rugbiers asesinos, había pedido en el mes de febrero la prisión domiciliaria para los acusados del crimen de Villa Gesell, quienes se encuentran detenidos en el penal de Dolores desde el 30 de enero. A pesar de que el Servicio Penitenciario Bonaerense haya confirmado a los domicilios como aptos para el monitoreo electrónico, no quiere decir que se convalide su reclamo. O al menos no por ahora. El juez Mancinelli debe resolver ese pedido, además de la otra solicitud por la atenuación de la prisión preventiva que también presentó Tomei.

Aún se aguarda por los resultados de la prueba scopométrica, que busca determinar quién pateó a Fernando, a partir de la comparación de la huella levantada en el cuerpo de la víctima y las zapatillas con manchas de sangre secuestradas a los rugbiers en la casa que rentaban durante sus vacaciones en Villa Gesell. A esto se agrega el estudio de ADN cuyos resultados, se estima, estarían a partir de la segunda semana de marzo.

Los únicos detenidos bajo los cargos de ser “coautores de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas” son Máximo Thomsen, de 20 años, y Ciro Pertossi, de 19. Por otra parte, Luciano (18) y Lucas Pertossi (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), están imputados como “participes necesarios”; mientras que Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi fueron dados en libertad, aunque siguen siendo investigados por la fiscal Claudia Zamboni.

COMENTARIOS