YPF

YPF trasladó la suba de un impuesto a sus naftas, que aumentarán hasta 15 centavos

Con esto, el precio de la nafta súper trepó en el comienzo de marzo en Capital Federal de $ 53,34 a $ 53,47 por litro, mientras que el de la premium (Infinia) pasó de $ 61,54 a $ 61,69

lunes 2 de marzo de 2020 - 7:55 pm

Sin anuncios de por medio, la petrolera estatal YPF aumentó este domingo a primera hora $0,13 el litro de nafta súper y $0,15 la premium, en respuesta a la decisión oficial de subir el Impuesto al Dióxido de Carbono o CO2 (IDC).

La medida que tomó el management de YPF, encabezado por su presidente, Guillermo Nielsen, y el CEO, Daniel González, sorprendió a los dueños de estaciones de servicio y al público en general, ya que, a diferencia de anteriores ocasiones, la petrolera no hizo ninguna comunicación sobre el incremento, que pasó absolutamente desapercibido.

Se trata de un alza de 0,24% en el precio final de las naftas de YPF en la Ciudad de Buenos Aires (en el Gran Buenos Aires y el Interior del país el impacto es menor, puesto que el precio es más alto), motorizada por un aumento de $ 0,10 bruto en el impuesto al CO2 ($ 0,09 neto, descontado el uso del 12% de bioetanol que se mezcla en las refinerías), que fue avisado a las petroleras mediante una circular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) el viernes pasado a la tarde.

Otras refinadoras, como Axion, Raízen (licenciataria de la marca Shell) y Trafigura (que comercializa la marca Puma Energy), aseguran que todavía no ajustaron sus precios. Sin embargo,  exhibieron una lista de incrementos de hasta 1,6% en algunas estaciones del interior del país como en La Plata, Córdoba, Corrientes y San Carlos de Bariloche.

Lo curioso es que el sábado el Gobierno postergó por tercera vez el incremento en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) con el Decreto 196/2020, que avisa que las anteriores dos postergaciones de una suba de impuestos internos a los combustibles “han obedecido a la necesidad de brindar una respuesta inmediata frente a las actuales circunstancias coyunturales y de estabilizar los precios de los combustibles comprendidos en su alcance” y que “resulta oportuno, en esta instancia, disponer un nuevo diferimiento de los incrementos en los montos del impuesto sobre los combustibles líquidos”.

Tras este ajuste, el Gobierno pasó para el 1° de abril el traslado de $ 3,08 en naftas y $ 1,98 en el diesel. Pese a esta disposición, YPF no tocó el precio del gasoil.

COMENTARIOS