Escándalo de Espionaje

Senador K reveló que D’Alessio le ofreció teléfonos encriptados y un plan electoral

Se trata del ex campeón olímpico y senador por Corrientes Carlos "Camau" Espínola. Dijo que el falso abogado le parecía un "chanta" y que "después de tres reuniones" cortó todo tipo de relación con él

sábado 29 de febrero de 2020 - 12:06 pm

El senador del Frente para Todos y ex campeón olímpico Carlos “Camau” Espínola admitió que se reunió tres veces con el falso abogado Marcelo D’Alessio y que éste ofreció venderle teléfonos encriptados y equipos israelíes para luchar contra el narcotráfico en Corrientes

Al declarar como testigo ante el juez federal Alejo Ramos Padilla, el senador por Corrientes aceptó, también, que D’Alessio le presentó “un plan electoral” para la campaña a gobernador de esa provincia en el 2017 que perdió ante el radical Gustavo Valdés. Negó conocer que D’Alessio tuviera listados telefónicos del antecesor de Valdés, el también radical Ricardo Colombi y otros dirigentes correntinos como Eduardo Vischi, Sergio Flintas y Eduardo Tassano.

Contó que conoció a D’Alessio en el 2017 “ través del periodista (Rolando) Graña quien me dijo que conocía a una persona que era especialista en narcotráfico”. Tuvo la primera reunión con D’Alessio, en su domicilio del countrie Saint Thomas para “hablar de algunos temas relacionados con el narcotráfico”.

“El me decía que trabajaba en la embajada de EEUU, que estaba en la DEA, que estaba con la idea de poder colaborar en todo lo que era el proceso de lucha contra el narcotráfico”, contó. La otra reunión “fue el hotel Four Seasons, en el restaurant, donde también él me mostró alguna ideas que tenía, que en principio la Embajada estaba interesada de colaborar”. De las reuniones participó su asesor jurídico, el doctor Cocomarola.

Cuando se le exhibió un power point con una proyecto de campaña electoral que tenía el logo trucho de la Embajada de EE.UU. y fue encontrado en la computadora de D’Alessio, dijo que “en esa presentación me parecía raro que no solo había unas cuestiones de narcotráfico con el fin que nosotros buscábamos sino había una propuesta también de gobierno”. Paralelamente, D’Alessio se reunió con el diputado nacional por Salta y ex precandidato presidencial Alfredo Olmedo para ofrecerle, también, un proyecto de campaña electoral con el falso “aval” de la embajada de EE.UU. Entre el 2010 y el 2012, D’Alessio fue asesor de uno de los directores de ENARSA y su auto de carrera estaba sponsoreado por el programa de TV 6-7-8.

A la tercera reunión en el Senado con Espínola, D’Alessio llegó con Graña y “un grupo de personas” de una empresa de seguridad israelí y luego se sumó el fiscal de Mercedes, Juan Ignacio Bidone. El empresario era Dov Kilinsky quien ya declaró que la documentación de su empresa Security Team Network (STN) había sido “manipulada” por D’Alessio. “El fabricó esos documentos porque él quería vender esas cosas y cobrar una comisión” si le vendían equipos a Espínola, explicó el testigo Kilinsky en su oportunidad.

Espínola contó que luego de que Bidone se retiró de la reunión en el Senado, D’Alessio “abre una netbook y me dice mira me muestra la pantalla donde llego a ver mi número de teléfono y me dice ese es su número de teléfono, le digo sí, no miro no doy mucha importancia porque lo estaba saludando al fiscal Bidone”.

También le mostró folletos de “drones que permitían controlar las rutas provinciales donde circula muchas veces el narcotráfico en la provincia”. En un momento, “me pregunto cómo yo tenía armado mi sistema de seguridad, cómo me manejaba, si tenía custodios, quiénes eran, quiénes eran los que estaba encargados, la verdad que yo soy de la provincia, no ando con custodia, yo ando solo”. Luego le dijo que “si pueden tener controles los teléfono, se puede ver de qué manera nosotros podemos poner un equipo para que te haga el tema de la campaña con seguridad, para saber a dónde va, de qué manera. Todas estas cosas que a veces uno escucha que parecen de película”.

El senador supuso que lo quería asustarlo para venderle “un sistema para que me proteja y en el medio iba diciéndome bueno estas cosas se pueden con un teléfono encriptado”. Al preguntársele, si conocía a Dov Kilinsky y a Gilad Goldshtein, dijo que no se acordaban de sus caras ni de sus nombres.

Sobre otros números de teléfonos encontrados a D’Alessio, se le preguntó si supo que le hayan tomado los registro de teléfono a Colombi o alguna otra persona y respondió: “No me acuerdo, no me acuerdo. El quería contactarse con gente del gobierno provincial, porque la embajada lo había autorizado a involucrarse en todo lo que era narcotráfico y que quería trabajar con la provincia de Corrientes”, agregó.

En cuanto a la entrevista con D’Alessio en su casa en el country Saint Thomas, dijo: “Me acuerdo sí que había un grandote así parado ahí que parecía Robocop, y decía ‘este es la seguridad de la embajada’”.

Admitió que se reunió con el suspendido juez de Corrientes Carlos Soto Dávila y éste le pidió que le solicitara al senador Miguel Ángel Pichetto que suspendiera una reunión del Consejo de la Magistratura en que se iba a tratar su suspensión por el caso Itatí. Espínola dijo que rechazó ese pedido porque “Pichetto o con cualquier otro senador que esté en el Consejo de la Magistratura no lo podía hacer. Ahora, leí que en algún lado que él dijo que yo le presione para que renuncie”.

Finalmente, recordó que luego de las tres reuniones “yo corté todo tipo de relación con D’Alessio. La verdad me parecía un chanta que estaba tratando de involucrarse y meterse en nuestro equipo” de campaña en Corrientes.

Fuente: Diario Clarín

COMENTARIOS