Policiales

Rosario, tierra de nadie: un cuerpo en el río y una pierna de un niño en un basural

En el día de hoy se confirmaron dos hallazgos que ponen en cuestión la seguridad de la ciudad santafesina.

jueves 27 de febrero de 2020 - 12:13 pm

La ciudad amaneció este jueves con dos noticias que conmocionan tanto a los santafesinos como al país. Hoy por la mañana fuentes judiciales y policiales confirmaron el hallazgo en un basural de restos calcinados que aparentan ser de un niño de entre 4 y 6 años; y un cadaver flotando en el Río Paraná.

El primer hallazgo ocurrió el miércoles por la tarde, al rededor de las 18 horas, en un basural situado en las calles Olivé y Chaco, del barrio Empalme Graneros, en la zona noroeste de Rosario. Un grupo de operarios que trabajaban en tareas de remoción con una pala mecánica divisó una pierna calcinada que aparentaba ser de un niño.

Según la investigación, a cargo del fiscal de Homicidios Dolosos de turno en Rosario, Luis Schiappa Pietra, se trata de una pierna calcinada que sería de un menor de entre 4 y 6 años. Tras el hallazgo, el fiscal ordenó que los peritos realicen este jueves un rastrillaje exhaustivo para intentar dar con otras partes del cuerpo que puedan permitir una identificación, añadieron los voceros.

El segundo hecho tiene lugar en el Río Paraná, donde efectivos de la Prefectura Naval encontraron un cadaver que fue identificado como Carlos Orellano, un joven que era buscado desde el lunes, luego de que sufriera agresiones y maltratos en un boliche de la estación fluvial, frente al Monumento a la Bandera. Un grupo de patovicas y policías lo habrían golpeado por tratar de entrar sin entrada al sector VIP del local.

El Instituto Médico Legal de Rosario realizó la autopsia pertinente luego del hallazgo del cadaver y se determinó que el cuerpo era el de Orellano. Aún no trascendió si en la necropsia se identificaron eventuales lesiones. La familia del joven había denunciado que testigos habían dicho que había rastros de sangre que, según el entorno de Orellano, luego fueron lavados por empleados del boliche.

El abogado de la familia de la víctima, Salvador Vera, denunció este mediodía “graves irregularidades” en la investigación por la desaparición del joven y apuntó a personal de seguridad privada del boliche y a policías santafesinos que en el momento del hecho se encontraban prestando un servicio adicional en el lugar.

Las respectivas investigaciones se encuentran en curso y se aguarda por más información durante el desarrollo de las mismas, pero lo cierto es que los rosarinos no dejan de recibir noticias tenebrosas vinculadas a muertes o desapariciones que ponen en cuestión la seguridad de los ciudadanos.

COMENTARIOS