Política

“Quedé como una herencia para Cristina, y lo que heredás no tiene por qué ser querido”

El ex ministro de Planificación habló desde su chacra de Zárate, donde cumple prisión domiciliaria, y habló sobre los cruces con el Gobierno por los "presos políticos", reproches al PJ, la deuda externa, los días en la cárcel y la relación con CFK.

jueves 27 de febrero de 2020 - 11:43 am

Julio De Vido, ex ministro de Planifiación, fue entrevistado por la revista Zoom en su chacra de Puerto Panal, en Zárate, donde se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria, por el caso conocido como “Los cuadernos de las coimas”. “Yo quedé como una herencia para Cristina (Fernández), y las cosas que vos heredás no tienen por qué ser queridas”, dijo el ex diputado entre otras declaraciones.

De Vido recuperó su libertad en diciembre del año pasado, tras pasar 780 días entre rejas. El ex ministro de Planifiación fue excarcelado en el marco de la causa de los cudernos, pero ahora cumple arresto domiciliario por la causa en la que se investigan los presuntos desmanejos en Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT). En su chacra debe andar con tobillera electrónica por mandato de la justicia.

En diálogo con la revista Zoom, el ex legislador habló de su relación con el ex presidente de la Nación, Néstor Kirchner, y con la viuda y actual vicepresidente, Cristina Fernández; la deuda externa; la actualidad y su visión del mundo de la política, del que fue apartado cuando le sacaron los fueros parlamentarios.

“La semana anterior al 10 de diciembre del ’91, me llama Cristina y me dice que Néstor quiere hablarme, así que fui y me ofreció ser ministro de la Producción”, dijo De Vido, quien además contó que aquel año (1991) iba a ser el candidato a intendente, “pero hubo algunas desavenencias, algunas operaciones en mi contra”. Al respecto, el ex legislador dijo: “En política las cosas que pasan, pasan. Lo importante es no andar panquequeando de un lugar a otro, sino mantenerte con la cabeza firme; no en las cuestiones personales o en las operaciones cortas, sino en el objetivo. Por lo menos, yo siempre me moví así. Y no me fue mal”.

De Vido se llenó de elogios para con Néstor Kirchner , su liderazgo y su forma de no sentarse a discutir sino pedir opiniones de forma individual. “Para gobernar un país necesitás un tipo que lidere, y sobre todo en la Argentina. Que lidere y que conduzca el proceso, sobre todo un movimiento de masas como el peronismo”, dijo. Y luego reconoció: “Si bien es unos días más chico que yo, (Néstor) fue mi maestro en muchas cosas”.

“Cuando él tomaba una decisión de algo que te había preguntado, vos sentías que eras parte de la decisión, y el otro al que le había preguntado también sentía que había sido decisión suya. Pero el otro no sabía que me había cagado a mí con su asesoramiento. Bueno, eso se perdió después de la muerte de Néstor. Esa relación íntima. Había un respeto a la intimidad, al efecto sorpresa de la política pensada, diseñada y aplicada, que era una religión entre nosotros”, manifestó.

Haciendo hincapié en el vínculo profesional mantenido con el ex mandatario, el ex ministro de Planificación marcó las diferencias de su relación con la actual vicepresidente: “La verdad es la siguiente, vamos a hablar en favor de Cristina. Yo quedé como una herencia para ella, y las cosas que vos heredás, viste, no tienen por qué ser queridas. Y la verdad que nunca fue la misma relación la que tuve con Néstor que la que tengo con ella. Nunca pude construir una relación, tal vez, de confianza como tenía con Néstor”.

Sobre el mandato de Cristina Fernández, De Vido dijo que “hizo una revolución en la provincia”. Y luego amplió: “Lo que pasa que él se fue y los que vinieron no estuvieron a la altura de las circunstancias. Y no es una crítica a los que vinieron. No es fácil, no era fácil, reemplazar a Kirchner. Eso también le corre las generales de la ley a Cristina. Cristina es una persona políticamente muy capaz, muy valiosa, pero evidentemente le faltó el co-equiper que era Néstor en ese momento“.

Al ser consultado sobre José Luis Gioja, presidente actual del Partido Justicialista, el ex diputado sostuvo que no está enojado con él, que “es un buen hombre”, aunque cree que “no estuvo a la altura de las circunstancias”. ” Estoy enojado con el partido. No le vamos a echar toda la culpa al flaco. Acá no era él, eran otros tantos”, se refirió.

Por otro lado, el ex funcionario negó si hubo tensión con el actual mandatario, Alberto Fernández, cuando eran ministros. Sin embargo, aclaró que si la vicepresidenta hubiera perdido los fueros como él, hoy el escenario sería otro: “¿Vos pensás que si Cristina no hubiera tenido inmunidad parlamentaria -como la que tuve yo y la perdí- y hubiera ido presa, Cafiero sería hoy jefe de gabinete; o que Alberto sería el presidente? Evidentemente eso no hubiera sucedido”.

Consultado sobre la situación económica actual del país y la deuda externa, De Vido indicó: “Creo que hay que revisarla. Estoy muy en desacuerdo con la ley que se votó. Me parece un contubernio de unos para lavarse el culo y de otros para llevar adelante una negociación que nos lleva a un abismo. Porque, en definitiva, aun con el 20% de quita como dicen algunos, empezando a pagar en el 2024, nos van a someter a restricciones presupuestarias, una serie de cuestiones… ¿Cómo vas a poner los patrimonios provinciales y nacionales como garantía de una deuda que se la afanaron estos sinvergüenzas?”.

Finalmente, De Vido conversó sobre su estadia en prisión, donde pasó 780 días. “La cárcel tiene situaciones muy difíciles. Cuando vos estás perseguido, el día que te llevan preso, es como una liberación, porque sentís como que la persecución cesó y que estás en una cucha, pero estás en una cucha donde nadie te va a joder”, dijo. Y añadió: “Si vos me preguntaras qué falta por hacer en el país, es atender las cuestiones carcelarias. En algún momento se va a resolver esta locura del lawfare y de las prisiones políticas, que algunos llaman arbitrarias, en algún momento va a terminar”.

COMENTARIOS