Sociedad

El hombre más longevo del mundo murió en Japón a los 112 años

A once días de haber recibido el Récord Guinness, Chitetsu Watanabe pasó a la eternidad como el hombre más anciano del mundo.

miércoles 26 de febrero de 2020 - 12:36 pm

El pasado domingo por la noche, el japonés Chitetsu Watanabe falleció a los 112 años de edad y quedó plasmado como el hombre más longevo a nivel mundial. Once días atrás había sido reconocido por el libro Guinness de los récords como “El Hombre más viejo del mundo” a los 112 años y 344 días. Su familia dio a conocer la noticia el día martes.

Watanabe recibió a la organización en el hogar para mayores de la ciudad de Joetsu en el que residía, en la costa oeste de Japón, el 12 de febrero para recibir el certificado, y poco después empezó a experimentar falta de apetito y problemas respiratorios, según relató la esposa de su hijo mayor a la cadena pública japonesa NHK.

 

 

En una entrevista brindada a los medio locales, Chitetsu había asegurado encontrar la clave para llegar a tan longeva cifra: siempre evitar la ira y procurar la mayor cantidad de sonrisas. “Creo que haber vivido con una gran familia bajo un mismo techo, relacionar con mis nietos y bisnietos también ayudó a mantener una sonrisa en su rostro”, había comentado.

En 1907, cuando nació Watanabe, la esperanza de vida de Japón no superaba los 40 años. Más de un siglo después la cifra se ha duplicado. Fue el mayor de ocho hermanos y padre de cinco hijos. Al finalizar la escuela se mudó a Taiwan para trabajar en una plantación de azúcar. Además de servir en el ejército japonés, cultivó una pequeña granja familiar junto a su mujer hasta los 104 años.

 

 

Japón es uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo y el número de centenarios en el país superan los 71.000, según las cifras gubernamentales más recientes. De ellos, un 88 % son mujeres y, de hecho, la reconocida como la persona viva más anciana del mundo reside en el sudoeste del país, la japonesa Kane Tanaka, que cumplió 117 años el pasado 2 de enero.

COMENTARIOS