Alimentación

Qué hacer y qué no al cocinar ciertos alimentos al horno

Algunos trucos para que las carnes y verduras queden sabrosas

miércoles 26 de febrero de 2020 - 7:55 am

A pesar del tiempo que el horno lleva entre nosotros, para muchos controlar su manejo se torna una misión complicada. A continuación, algunos errores que podemos cometer con ciertos alimentos y tips para remediarlo.

Verduras

Todo el reino vegetal es susceptible de ser cocinado al horno, ya sea como acompañamiento o como receta principal. Además, confiere a las verduras una textura más crujiente y, al diluirse y caramelizarse sus azúcares, un gusto más suave, meloso e interesante al paladar. Sin embargo, a algunos se les dificulta y les quedan crudas y demasiado hechas por fuera, secas o aguachentas.

Un truco importante es que tengan un tamaño homogéneo y regular, pues así se cocinarán a la vez. Un error que solemos cometer es pensar que necesitan hacerse a baja temperatura. Sin embargo, si queremos que tengan una textura exterior tersa y crujiente y una interior jugosa, debemos cocinarlas con el horno previamente precalentado a 200 o 220 grados.

Es conveniente extender las hortalizas en una bandeja con paredes bajas y no apiñarlas, ya que durante el proceso de cocción estas van perdiendo agua, la cual debe evaporarse adecuadamente, no condensarse, para que no queden aguadas y blandas. Es importante ser razonable a la hora de agregar aceite. Deben quedar mínimamente cubiertas, pues de lo contrario quedarán secas y menos jugosas.

Pescados

Uno de los principales desafíos es lograr una cocción homogénea. La solución: colocarlos correctamente en la bandeja del horno, con la aleta dorsal hacia arriba.

El pescado suele tener una piel delicada y fina, lo que conlleva que las piezas se queden pegadas al fondo de la bandeja. Para evitarlo, pintarla con un poco de aceite de oliva. Para darle una textura crujiente a dicha piel, podemos agregarle un poco de mantequilla derretida y una pizca de pan rallado. Aunque también hay quien opta por untarla con un poco de mayonesa, la cual además intensifica su sabor.

Lo más importante para que sea jugoso es la aplicación de tiempos correctos, siempre teniendo en cuenta que es mejor quedarse corto. Para comprobar que está en su punto justo, observar que la carne circundante a la espina central se desune de esta con facilidad.

Carnes

Para que queden tiernas, jugosas y exquisitas, hay que sellarlas desde el comienzo, así los jugos no se esfumarán del interior. Soasarla previamente, ya sea en el horno o en una sartén aparte. Para evitar que muestre una textura reseca, mantener un ambiente húmedo en el interior del horno, ya sea agregando verduras, algún caldo e incluso vino.

Si además pintamos las piezas cárnicas con los propios jugos que van desprendiendo, mantendremos su humedad y evitaremos que queden demasiado secas. Al igual que con el pescado, el control de los tiempos es fundamental. Es este caso, la carne debe hacerse lentamente y cocinarse en sus propios jugos.

Fuente: Alimente

COMENTARIOS