Seguinos en nuestras redes

Salud

Once motivos por los que siempre estás cansado

Prestale atención a ciertos hábitos para saber si influyen negativamente en tu organismo

Si estás cansado todo el tiempo, todos los días, esto puede ser la punta del iceberg de alguna patología que hay que atender. Estos pueden ser algunos de los factores que se esconden detrás:

1. Dormís poco

Suele ser la causa más fácil. En cuanto a quienes se quedan con dispositivos electrónicos, la luz azul que emiten inhibe la producción de melatonina, la hormona que naturalmente producimos para dormir y que empieza a actuar a medida que la luz declina. Si sigue habiendo luz, el cerebro interpreta que es de día y no hay que dormir. Cuando nos metemos en la cama, que ya de por sí es más tarde de lo debido, el sueño tarda en aparecer.

2. Exceso de estrés

Cuando es crónico, aparece cansancio, fatiga, desgano, irritabilidad y sensación de bloqueo mental. Revisá cómo organizás tu agenda, tu propia autoexigencia (a lo mejor no podés ser perfeccionista con todo) y asumí que tal vez tenés dependencia de la aprobación de los demás (vienen amigos a cenar a casa y, en vez de encargar, cocinás para que digan lo buen cocinero que sos).

Si la situación empieza a debilitarte demasiado o hay síntomas de ansiedad o depresión, buscá un psicólogo o un psiquiatra por si hay que abordar con tratamiento farmacológico.

3. Sos sedentario

No es malo pasarse un fin de semana sin hacer nada en particular, básicamente quedarte puertas adentro. El problema es cuando esa es la pauta habitual, ya que el sedentarismo altera el patrón de sueño.

Tras hacer cualquier tipo de actividad física hay un cansancio saludable que va a ayudar a conciliar el sueño y a dormir mejor. Cuanto más cansado estás, mejor vas a descansar. Cuando no hay actividad física de ningún tipo, los músculos se debilitan y la salud cardiovascular empeora. Por eso cualquier pequeño esfuerzo te cuesta horrores.

4. Anemia

Consiste en un déficit de hierro, un mineral imprescindible para la formación de la hemoglobina encargada de llevar oxígeno a las células del cuerpo, incluido el cerebro.

Si escasea lo vas a notar como agotamiento, dolor de cabeza, mareos o somnolencia. No siempre se debe a un bajo consumo de alimentos como la carne. Puede haber otras razones, como que se pierdan más hierro y glóbulos rojos de los que crea el cuerpo (menstruaciones muy abundantes o algunos deportes con alta destrucción de hematíes, como los ultramaratones) o que el cuerpo no pueda absorber bien el hierro que se consume por una enfermedad celíaca o enfermedad de Crohn.

Si ves que tu dieta no tiene defectos, pero te sentís agotado, es mejor consultarlo con el médico. De paso evitá mezclar en la misma comida alimentos con hierro y taninos (vino, café, chocolate), ya que dificultad su absorción. O, al menos, esperá 60-90 minutos para tomarlo.

5. Falta de vitamina B12

Solemos echarle la culpa al hierro, pero no siempre es cosa suya. Para que el cuerpo fabrique glóbulos rojos hace falta vitamina B12. Se encuentra en niveles aceptables en todos los alimentos de procedencia animal, pero si sos vegano sí o sí debés suplementarte.

Con un análisis de sangre podemos contar las células sanguíneas y medir el tamaño de los glóbulos rojos. Si son muy grandes o hay pocos la causa de la anemia podría ser falta de vitamina B12, aunque hay que descartar otras causas.

6. Apnea del sueño

Dormís tus ocho horas diarias, pero te levantás cansado y te tirás el resto del día medio zombie. Preguntale a tu pareja si roncás por la noche o si, de pronto, dejás de respirar más de lo normal. Podrías tener apnea del sueño, que disminuye la efectividad de las horas dormidas.

7. Demasiada empatía

Tomarse los problemas ajenos como propios o involucrarse demasiado en cuestiones que exigen decisiones delicadas, pero que no están en nuestro poder, puede llegar a agotar.

Quienes constituyen personalidades demasiado empáticas son, a su vez, personas muy influenciables. Esto provoca un profundo agotamiento, más cuando casi siempre ocupan la posición de cuidadores o escuchadores. Esta fatiga por compasión provoca cansancio físico y emocional, y puede derivar en un riesgo a desconectarse emocionalmente de sí mismos, asumiendo los problemas de los demás como propios.

8. Problemas con el gluten

Tanto la enfermedad celiaca como la intolerancia al gluten pueden provocar dolores de cabeza o de las articulaciones y cansancio. En el caso de la celiaquía puede aparecer incluso anemia.

9. Sufrís astenia (disminución de la fuerza muscular)

Bostezos, cansancio, irritabilidad, inapetencia… Los cambios de estación causan una disminución de la betaendorfina, que es la hormona que produce bienestar en el organismo. Es una patología leve que dura entre una semana y quince días, más o menos lo que tarda el organismo en adaptarse a los días más largos de sol y a las nuevas temperaturas.

10. Hipotiroidismo

Comés bien, saludable y equilibrado. Puede que incluso hayas ganado algo de peso. Podría ser hipotiroidismo: tu glándula tiroides tiene dificultades para fabricar sus hormonas (la más importante es la tiroxina) y tu metabolismo no funciona bien.

Son frecuentes  síntomas muy inespecíficos como cansancio, depresión, disminución de la memoria, piel seca, caída del cabello.

Puede ser porque tomás poco yodo con la dieta (leche, pescado y sal yodada). Pero también puede haber un proceso autoinmune e, incluso, algún tumor. Consultalo con el médico para salir de la duda.

11. Entrenás demasiado

Puede que el programa de entrenamiento sea demasiado exigente para tu nivel o que duermas poco y no termines de recuperarte.

Fuente: Conbienestar

Salud

Coronavirus en Argentina | Confirman 61 muertes y 1837 nuevos contagios en el último día

Así lo reportó este sábado el Ministerio de Salud de la Nación; con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.243.231.

El Ministerio de Salud de la Nación reportó un total de 61 muertes y 1.837 nuevos contagios de coronavirus en la Argentina en las últimas 24 horas.

Con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.243.231. Son 114.579 los fallecidos a causa de la enfermedad desde el brote de la pandemia en el país. A la fecha, se registran 27.506 casos activos en la Argentina.

Por su parte la ocupación de camas de Unidad de Terapia Intensiva (UTI) está en 38,2% a nivel nacional, mientras que en el AMBA el número es de 41,8%. En estos momentos hay 1.489 personas internadas en UTI.

De los 61 fallecidos en el día: 14 son de Buenos Aires, 10 de Santa Fe, 9 de Córdoba, 7 de Entre Ríos, 6 de La Rioja, 3 de Mendoza, 3 de Neuquén, 2 de Jujuy, 2 de La Pampa y 1 en Chaco, Formosa, Salta, San Juan y San Luis.

En cuanto a los contagios, las zonas más afectadas fueron: la provincia de Buenos Aires con 6979, Córdoba 243, CABA 146 y Corrientes 102.

Continuar leyendo

Salud

El Gobierno anunció flexibilizaciones: ya no es obligatorio usar tapabocas al aire libre

La ministra Carla Vizzotti explicó que la medida se debe a la mejora en la situación epidemiológica y sanitaria por la pandemia

Durante la primera conferencia de Juan Manzur como Jefe de Gabinete, la ministra de Salud Carla Vizzotti anunció una serie de flexibilizaciones contra el coronavirus, entre ellas que dejará de ser obligatorio usar el barbijo al aire libre, “circulando y sin personas alrededor”.

La funcionaria explicó que se debe a la mejora en la situación epidemiológica y sanitaria por la pandemia. El fin de la obligatoriedad de uso de tapabocas al aire libre rige para cuando la persona circula en forma individual, burbuja en todos los casos y cuando no haya aglomeración de personas.

Se mantiene la necesidad de seguir usándolo en lugares cerrados como aulas, cines, teatros, ámbitos de trabajo, transporte público, espectáculos y eventos masivos). También en los casos en que al aire libre haya aglomeración de personas.

También se aumenta “el aforo al 100%” en actividades económicas, comerciales, recreativas, sociales en lugares cerrados y 50% en boliches.

“Esta situación es la que implica mayor riesgo de brote teniendo en cuenta la variante delta, por eso es que empezamos con 50% y la autorización para las personas con dos dosis de vacuna”, puntualizó Vizzotti.

“Lo diferenciamos de salones de fiesta, que son eventos particulares y esporádicos, que se habilitan para personas que acrediten esquema completo o que tenga al menos una dosis y un test negativo”, puntualizó también la funcionaria, que anunció la posibilidad de realizar eventos masivos de más de 1000 personas desde el 1 de octubre, con aforo de 20%.

Continuar leyendo

Salud

Cómo prevenir la alergia primaveral

Cómo disfrutar de esta estación sin sufrir por el polen

Para muchos la primavera es sinónimo de alergia. Los síntomas asociados son muy variados ya que afectan a diferentes partes como ojos llorosos, narices goteantes y picores de garganta.

Una alergia es una respuesta inmunológica o defensiva frente a una sustancia que, por norma general, no provoca ningún tipo de reacción en la mayoría de las personas. El origen de una alergia no está pues en el elemento que la produce, sino en el individuo que la padece.

Las concentraciones de polen en el ambiente dependen en gran medida de las condiciones climatológicas de la región en la que nos encontremos, especialmente de las lluvias que se hayan registrado. Cuanto menos llueva, más intensas serán las alergias, ya que la atmósfera no ha podido limpiarse. Aunque la lluvia puede resultar un arma de doble filo ya que, aunque limpia la atmósfera, también puede favorecer la floración.

Los principales síntomas son: conjuntivitis, picor en nariz, garganta y paladar, congestión nasal y estornudos, dificultad para respirar, tos y pitidos. Existen dos métodos que permiten tratar la alergia al polen: la inmunoterapia, más conocida como vacuna de la alergia. Consiste en la administración -por vía subcutánea o sublingual- del elemento que provoca la alergia en dosis cada vez más elevadas, hasta un máximo preestablecido por el alergólogo. Este proceso puede durar entre 3 a 5 años y es el único tratamiento capaz de mejorarla e incluso lograr que desaparezca.

Por otra parte, los antihistamínicos son medicamentos que permiten aliviar los síntomas Estos fármacos bloquean la acción de la histamina, una sustancia química que genera el cuerpo que provoca síntomas propios de la alergia. Antes de someterte a cualquiera de estos tratamientos debes consultar con un médico o farmacéutico, no te automediques.

Además, existen unas medidas para prevenir o aliviar los síntomas:

– Mantené cerradas las ventanas y puertas de tu casa para evitar que entre el polen.

– Evitá salir a la calle entre las 5 y las 10 de la mañana y entre las 7 de la tarde y las 10 de la noche ya que son las horas de mayor polinización. Además de los días de viento. O chequeá los niveles de polinización.

– Si viajás en coche, cerrá las ventanillas.

– No seques la ropa al aire libre ya que el polen puede impregnarse en ella.

– Usá lentes de sol y una mascarilla que te cubra nariz y boca si vas a permanecer largos periodos de tiempo afuera.

– No cortes el césped o te sientes encima de él.

Fuente: Normon

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR