crimen de Fernando Baez Sosa

“Sólo nos dijo que le habían entregado a una familia un pibe en un cajón”: qué dijeron los rugbiers acusados de matar a Fernando

Tras negarse a declarar, los acusados se subieron al móvil policial de traslado tras estar frente a Zamboni y Mancinelli

miércoles 19 de febrero de 2020 - 9:01 pm

Hoy por la mañana, tras la multitudinaria marcha en Plaza Congreso de este martes para pedir justicia por el caso, los ocho rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell se presentaron uno por uno ante la fiscal que los acusa, Verónica Zamboni, para finalmente ser indagados luego de más de un mes de silencio. 

Al verla se negaron a declarar y a responder preguntas, pero le dijeron: “Me mentiste en la cara, mientras vos seas la fiscal no voy a hablar del caso”.

Como parte del pacto de silencio, dijeron lo mismo Máximo Thomsen y, luego, Ciro Pertossi. La escena se repitió luego cuando fue el turno de las indagatorias de Blas Cinalli, Enzo Comelli y Ayrton Viollaz, según informaron a Clarín fuentes de la investigación.

“No sabemos por qué estamos detenidos”, fue el planteo que repitieron una y otra vez los rugbiers, frente a la fiscal y en presencia del juez de Garantías David Mancinelli, quien llegó al mediodía a pedido del abogado defensor Hugo Tomei.

“Lo único que se nos explicó es que la noche anterior se le había entregado a una familia un pibe en un cajón. Nosotros no teníamos ni idea de lo que estaba pasando, no sabíamos nada, y al no saber nada, nunca tener un antecedente penal, nosotros confiamos en la Justicia. Después nos dimos cuenta que la fiscal nos mintió en la cara. Nos hizo pasar a firmar papeles en distintas oficinas, que esos papeles nos enteramos que decían que nos habían mostrado las fotos, videos, y que nos habían explicado el hecho y en realidad no se nos había explicado nada”, aseguró Thomsen.

A su turno, Ciro Pertossi dijo: “Yo declararía pero no frente a (la fiscal) Zamboni porque me genera desconfianza porque no sé si lo que yo voy a decir acá va a salir en los medios, como ya estuvo pasando”. Y agregó: “Lo único que queremos es que todo esto termine. Tenemos ganas de declarar porque ya no soportamos la presión de los medios, de los presos que nos vienen amenazando cada día”.

Cinalli, Comelli y Viollaz -y los otros tres detenidos, Luciano y Lucas Pertossi y Matías Benicelli- también pasaron a ser imputados por coautores. Hasta la semana pasada, se los acusaba de ser partícipes necesarios del brutal crimen. Si se los encuentra culpables, la pena prevista es de prisión perpetua.

El grupo de los 8 fue trasladado a la fiscalía de Villa Gesell para ser indagados por segunda vez con la nueva imputación en la que son considerados “coautores” del homicidio, con el doble agravante de la alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas y las lesiones sufridas por los amigos de la víctima.

Esta es la segunda vez que los ocho acusados se encuentran ante la posibilidad de dar su versión de los hechos y defenderse ante la fiscal de la causa, Verónica Zamboni.

En la nueva formulación del hecho que hoy les imputará a los rugbiers, la fiscal escribió que los ocho “acordaron darle muerte a la víctima Fernando Báez Sosa, distribuyendo funcionalmente el rol de cada uno” y que “aprovechando que estaba de espaldas e indefenso y actuando sobre seguro en virtud de la superioridad numérica y física existente”, comenzaron a golpearlo y patearlo hasta darle muerte.

COMENTARIOS