Famosos

El enojo de Karina Jelinek cuando le recordaron su casamiento con Fariña

La modelo no pudo ocultar su incomodidad y le hizo frente a uno de los invitados en el reality de Telefé.

martes 11 de febrero de 2020 - 1:53 pm

Karina Jelinek abrió las puertas de su casa como parte del reality de Telefé, Divina Comida, en el que un grupo selecto de famosos compiten entre sí por ser el mejor anfitrión. El objetivo del programa es agasajar a los invitados como una rica cena y mostrar en algún punto cómo vive cada uno.

En esta oportunidad, los invitados a la casa que tiene Jelinek en Nordelta fueron Fernando Carlos, Mariano Peluffo, Silvina Luna y Gabriel Schultz. La cena se desarrolló con diversos debates de por medio y unos picantes idas y vueltas entre la anfitriona y el ex-conductor de TVR.

Todo empezó cuando Schultz llegó tarde a la casa de la modelo. Sin embargo, y para lograr un clima más distendido, la actriz dio inicio a la cena relatando cómo fue su encuentro con Luis Miguel: “Estaba robando una banana en un hotel cuando alguien me agarra de la cintura y me dice: ‘Cómo estás K.J.’. No lo reconocí, le tuve que pedir una prueba de que fuera él, hay tantos dobles…”, relató. El cantante le marcó que tenía un tatuaje más desde la última vez que se habían visto, y recién ahí le creyó.

Sin embargo, la tensión se comenzaba a sentir en el aire. El conductor manifestaba que la modelo se encontraba a la defensiva frente a cada comentario que él realizaba, al mismo tiempo que se lamentaba cuando Jelinek le recordaba que el menú era vegetariano.

El momento más incómodo llegó cuando Silvina Luna le consultó a Karina si volvería a casarse. Frente a la pregunta, Schultz se adelantó a la respuesta de la modelo y dijo: “Esta vez tené más cuidado” (en relación a su casamiento con Leonardo Fariña en el 2011).

 

 

Karina no aguantó el enojo y le hizo frente al conductor: “Ya lo sé, no hace falta que me lo digas. Con cada situación que te va pasando en tu vida vas aprendiendo. Ahora estoy más feliz y más madura. No me arrepiento ni me victimizo. Son etapas de la vida. Si me tengo que volver a casar, lo haría feliz y contenta, pero ya con otra madurez”. Punto final para una primera noche donde hubo más chispazos que camaradería.

COMENTARIOS