Salud

Cómo cuidar del sol cada parte de tu cuerpo

A la hora de exponerte a los rayos ultravioletas, es fundamental no descuidar ninguna zona

martes 11 de febrero de 2020 - 7:53 am

A la hora de exponerse al sol en verano, es necesario cubrirse con una buena capa de protector solar (en lo posible, factor 30 o más), utilizar anteojos para cuidar la vista y gorros o capellinas ya que el cuero cabelludo también es muy sensible a la potente radiación.

Los rayos ultravioletas son tan fuertes y dañinos como para tratar de eludirlos, especialmente, si se llevan peinados que lucen la raya al medio o de costado, y mismo si el cabello es más fino o existe la presencia de algún tipo de afección como alopecia.

Ante esta situación, se recomienda:

1. Protector solar: no debe aportar sustancias oleosas, los de preferencia son aquellos de base acuosa porque a futuro no desencadenan seborrea en la piel (cuando las glándulas sebáceas producen más grasa o sebo del normal).

2. Fotoprotección: contribuyen a eludir el daño solar. Además de las cremas y lociones que conseguimos en la góndola de la farmacia, existen otros métodos que funcionan de barrera, tales como sombreros, gorros, pañuelos y sombrillas. Evitar peinados con trenzas y colitas ya que exponen al cuero cabelludo, la nuca y las orejas. En estas circunstancias, lo ideal en personas con pelo largo son los peinados de colita o rodete hacia atrás, con un sombrero de ala ancha y no salir entre las 10 y 16 horas ya que esa franja es muy peligrosa porque el sol emana más radiación.

3. Hidratación: para evitar que se reseque y lastime la piel, además de proteger la zona con un gorro o capellina, se recomienda mojar y mantener hidratado el cuero cabelludo.

Si el cuero cabelludo ya pasó por una quemadura, lavar la cabeza con agua tibia y usar productos indicados por un dermatólogo, especialmente sin presencia de sulfatos, que son sustancias químicas que se encuentran en el shampoo y se emplean como agente limpiador.

El ser humano posee pelo porque este le sirve de protección. Por lo tanto y frente a una caída no habitual del cabello como la alopecia areata o androgénica, hay que tener en cuenta que podría ser signo de alguna enfermedad.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS