Villa 31

La Villa 31 sigue creciendo y ya está pegada a la Illia: peligro para vecinos y conductores

Las viviendas avanzan a lo ancho y la dejaron encajonada. Hay gente que rompe los cercos y cruza, o quema basura junto al asfalto

domingo 27 de abril de 2014 - 11:06 am

La Villa 31 sigue creciendo tanto hacia arriba como hacia los cotados. En la Autopista Illlia y en la mano hacia el Centro, los vecinos ya edificaron una tira de casas que apoyan sus medianeras en el cerco junto al guardarrail.

[pullquote position=”right”]La Villa 31 sigue creciendo y ya está pegada a la Illia: peligro para vecinos y conductores [/pullquote]

El crecimiento exponencial del asentamiento plantea una convivencia peligrosa para todos: para los conductores, para los trabajadores de la autovía y para los vecinos del asentamiento.

Los vecinos muchas veces ponen en peligro su propia vida, ya que cuelgan la ropa recién lavada, queman basura junto al asfalto y rompen los cercos y cruzan la traza en cualquier momento del día.

Con respecto al peligro para los conductores, la Villa ha generado que la Autopista sea depositaria de todo tipo de objetos. En medio de la traza, aparecen papeles, partes de juguetes de los chicos, ropa que se descuelga de las sogas, basura de todo tipo, trozos de mampostería y piedras.

Por su parte, AUSA (la empresa de la Ciudad que administra las autopistas porteñas) se muestra impotente frente a la situación: refuerzan los turnos de limpieza y cambian los cercos cada vez que es necesario, pero éstos aparecen rotos cada vez más seguido.

Existe, además, la preocupación por la seguridad vial. Gustavo Brambatti, del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI Argentina) explicó lo complicado de la situación: “El entorno ideal de una autopista debería estar despejado. Un entorno conflictivo, como es el de un barrio con construcciones precarias, conspira contra la seguridad vial. Tanto desde el asentamiento hacia la autopista, como en sentido opuesto, se desprenden objetos que pueden provocar accidentes”.

COMENTARIOS