Crimen en Villa Gesell

La inesperada decisión del intendente de Gesell, tras el crimen de Fernando

Durante enero, la gran mayoría de peleas en la ciudad costera se sucedieron a la salida de locales bailables y estuvieron protagonizadas por jóvenes alcoholizados

jueves 6 de febrero de 2020 - 11:00 am

El intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera, quedó en el ojo de las críticas luego que se sucedieran innumerables hechos de violencia en las calles de la ciudad y que incluyeron el asesinato de Fernando Báez Sosa en manos de una patota de rugbiers a la salida del boliche Le Brique.

La gran mayoría de peleas se sucedieron a la salida de locales bailables y estuvieron protagonizadas por jóvenes alcoholizados.

Ante este panorama, Barrera anunció que se estudiará un proyecto que plantea la erradicación de los boliches bailables de la ciudad costera.

En los últimos años, además, Gesell se transformó en un imán de adolescentes que vacacionan por primera vez alejados de sus familias y entre amigos, lo que generó un crecimiento en el consumo de bares y boliches durante el mes de enero. Desde la Municipalidad quieren cambiar el paradigma turístico de la ciudad y convertirlo en un lugar familiar.

El proyecto propone que los locales con actividad gastronómica también queden limitados en horario, por lo que su funcionamiento debería quedar restringido en la franja que se extiende desde las 7.30 a las 5.

“Se envió un proyecto de ordenanza, que se comenzará tratar los primeros días de marzo, para estudiar si es conveniente seguir teniendo habilitadas o no las discotecas que están”, confirmó el jefe comunal, en declaraciones a C5N, con respecto a la vida nocturna de Villa Gesell.

El proyecto del intendente entró en las últimas horas para su tratamiento en el Concejo Deliberante y apunta a lograr autorización para avanzar hacia le extinción del permiso de funcionamiento que en la actualidad tiene el complejo Pueblo Límite, el más importante de la zona con instalaciones en el acceso a la ciudad.

También daría de baja las habilitaciones a otros que funcionan en el casco urbano. Entre ellos Le Brique, espacio donde comenzaron los roces entre agresores y Báez Sosa.

COMENTARIOS