Radio

Así está Jorge Lanata con 30 kilos menos; y este es el estudio que instaló en su casa

El periodista regresó al aire de Radio Mitre después de cuatro meses de suspender sus actividades por cuestiones de salud

martes 4 de febrero de 2020 - 10:36 pm

Luego de cuatro meses de suspender todos sus proyectos profesionales debido a cuestiones de salud, el periodista Jorge Lanata regresó a Lanata sin filtro, su programa en Radio Mitre, pero desde su casa, donde montó un estudio de radio.

Operado en Nueva York, el conductor bajó 30 kilos y se instaló con varios de los periodistas de su programa y técnicos que lo ayudaron a montar su estudio.

Durante todo febrero, el conductor estará acompañado por la periodista política Jéssica Bossi y el especialista en seguridad informática Julio López. Mientras que el resto de la mesa seguirá el programa desde el estudio central de la radio, en el edificio ubicado en la calle General Mansilla, en Palermo.

En diálogo con Clarín, Jorge contó sus primeras sensaciones tras su vuelta al trabajo. “Ando cansado porque las cuatro horas del programa se hacen sentir. Estoy bien de salud. La recuperación es lenta: estoy muchísimo más tiempo sentado que antes. En las cuatro horas, sólo me recliné una vez en la silla. Estoy mejor y ojo, laburar me pone bien. Me gustaron los dos programas que hice hasta ahora. Eso me pone de buen humor. Me predispuso bien el volver a trabajar…”.

De todas maneras, Lanata toma sus recaudos y sabe que tendrá que estar por un largo tiempo reposando en su hogar: “Tengo para un par de meses más para agarrar seguridad y caminar confiado. Por ahora sigo con el miedo a caerme y ese tipo de cosas…”.

Jorge había sufrido una fractura lumbar tras un tropezón que había tenido en uno de los pasillos de Radio Mitre que le generó un intenso dolor en la espalda. Es por eso que el 8 de enero pasado, el conductor se realizó una delicada cirugía en un hospital de Nueva York y mejoró notablemente su condición física.

“Bajé mucho de peso, alrededor de treinta kilos, y quiero bajar diez kilos más. Estoy cuidándome. No estoy comiendo boludeces que engordan al pedo. Estuve mucho tiempo con mucho dolor y no tenía ganas de comer. Eso también ayudó a que bajara. Arrancar actividad física ayudó también…”, contó, orgulloso de los pequeños pasos que dio tras la operación.

Además, el conductor aseguró que todos los días recibe visitas de enfermeros del Fleni, que lo ayudan en su recuperación: “Todas las noches tengo sesión de kinesiología o masajes. Eso ayuda muchísimo también a que me sienta mejor…”.

Y aclaró: Sinceramente no me molesta hablar de mis enfermedades. No es que no le di bola a la salud. Le doy bola a la salud solo en su caracter funcional. Mientras que me permita estar bien, le doy pelota. Tomo todos los remedios, no me olvido nunca. Soy un paciente muy aplicado…”.

Por otra parte, Jorge dejó en claro que nunca estuvo en duda su regreso a los medios: “No pensé que no iba a laburar más. Mientras me funcione la cabeza, yo voy a laburar. Obvio que me preocupa lo físico, pero me preocuparía cuando me deje de funcionar la cabeza…”.

El periodista también expresó la conexión que tuvo con sus seguidores en este tiempo de ausencia tanto en la televisión como en la radio. “Ese mensaje de ‘Yo rezo por vos’, que me llegó en este último tiempo, me encanta. Me gusta la idea de que estén pensando en mí. La gente es muy generosa. Se alegra sinceramente cuando te ve bien y se preocupa cuando estás mal. Eso tiene que ver con la relación que uno plantea con la gente. Hay que aprender que si la relación es fuerte y sincera, no se olvidan de vos…”.

Entre otras actividades que realiza en su hogar, Lanata confesó que recibe visitas de importantes figuras de la política: “Me estoy viendo con algunos políticos. Vienen a mi casa, charlamos. Tratando de buscar información y saber como están las cosas. Estoy volviendo y acomodándome a la vida de siempre. Aunque tratando de no matarme con el laburo…”.

Reflexivo y con un tono de voz firme, Jorge se siente satisfecho con su vuelta al trabajo. Ya pasó lo peor, pero a él no le importa. Sólo tiene un norte en mente: “Fue una experiencia rara. Dura. Pero me siento un sobreviviente de mi propia historia. Yo miro hacia adelante. No me importa el costado ni mirar atrás. No me preocupo por eso. Por ahí suela muy ególatra, pero sólo pienso en mirar para adelante…”.

COMENTARIOS