Sociedad

Fotos | Un hombre fotografió al fantasma del Gran Hotel Viena, en Córdoba

El turista santafesino Guillermo Ripa, de 35 años, suele ir todos los veranos a pasar unos días a Miramar de Ansenuza, pero esta vez se animó a entrar al hotel y registró con una cámara térmica imágenes escalofriantes que impactaron hasta a los propios trabajadores del hotel abandonado

lunes 3 de febrero de 2020 - 8:20 pm

El Gran Hotel Viena fue el más grande hotel de la localidad de Miramar, en la provincia de Córdoba, Argentina. Comenzó a construirse en 1940 con capitales de un empresario alemán, pero la guerra y problemas sindicales obligaron a frenar la explotación comercial del lugar en 1944.

Desde entonces, sus paredes fueron escenario de múltiples mitos sobre sus vínculos con el nazismo y presuntos fantasmas que recorren las habitaciones.

Miramar en aquella época llegó a tener 105 hoteles ya que era un punto turístico importantísmo por su belleza natural, las propiedades curativas del agua y su barros terapéuticos.

Si bien no es el destino turístico más elegido en Córdoba, actualmente siguen visitando el pueblo muchos argentinos. Uno de ellos, el santafesino Guillermo Ripa, de 35 años, se convirtió en noticia esta semana luego de compartir fotografías que tomó con una cámara térmica y que muestran la silueta de una persona.

Eso le ocurrió la noche del viernes 24 de enero a este santafesino, que estaba de paseo con su familia. Debido a que algunos no habían hecho la visita guiada al hotel, decidieron ir todos juntos.

Las fotografías son tan impactantes que hasta los empleados del hotel le pidieron que se las reenvíe, ya que estaban acostumbrados a escuchar ruidos extraños, pero no a ver algo tan nítido.

El hombre, vacaciona en la localidad con regularidad, y esta vez fue acompañado de su mamá, su esposa, su hija, sus sobrinos mellizos y su hermana, con quienes realizaron la visita al Viena, ya que su su hermana no lo conocía. A ella pertenece el celular con cámara térmica con el que se tomaron las fotografías.”Sobre lo paranormal no investigo mucho pero sé que hay mucha actividad paranormal en el lugar, pero soy medio incrédulo. Creo que hay algo que se puede representar en energías, pero nada más que eso”, aseguró el turista en diálogo con Vía Río Primero.

Rippa es fotógrafo, y comenzó a tomar las imágenes desde distintos ángulos y perspectivas cuando ya terminaban el recorrido, habiendo quedado a lo último del contingente. “Abajo vimos cosas raras con las guías del Hotel y mi hermana, por eso les pregunté si querían que subiera a sacar más fotos, a lo que me respondieron ‘si te animás…’, y subí incrédulo”, contó el hombre, quien en todo momento aclaró que no cree en historias paranormales.

Guillermo realizó distintas tomas del pasillo y de la habitación 106: “Iba con incredulidad pero tratando de ver si no sentía algo”. En un momento, sintió un dolor en cuadríceps derecho cuando terminó de subir la escalera, atribuyéndolo a los nervios internos y a tensión que quizás llevaba. Lo más asombroso, es que sin haberse golpeado, a los días, le aparecieron dos hematomas. “Fue como si fuera una paralítica lo que sentí, un calambre fuerte fuerte”, describió.

Terminado el recorrido, miró las fotos junto a su hermana y las guías del Hotel. “Bajé tan incrédulo como subí, pero siempre respetando el lugar”, confirmó Guillermo, pero cuando comienzan a mirar las fotos “se me puso la piel de gallina. Hay dos fotos que son muy claras, sobre todo la de la cara”, expresó.

“Me impresionó, la miro dos o tres veces por día buscándole la parte realista pero la imagen es muy nítida; y recuerdo el momento en el que la saqué y adelante no había nada, por eso me pone la piel de gallina recordar el momento”, compartió el fotógrafo.

COMENTARIOS