Crimen en Villa Gesell

Los escalofriantes “memes” de los rugbiers: ¿de quién se burlaban?

Las pericias realizadas a los celulares de los acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa encontraron mensajes y "memes" que confirmarían la teoría de que involucraron a Pablo Ventura a modo de "broma"

lunes 3 de febrero de 2020 - 6:41 pm

La Policía encontró en los celulares de los rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa una gran cantidad de burlas y “memes” contra Pablo Ventura, el joven oriunda de Zárate al que acusaron de haber participado de la golpiza, pero que luego se demostró que nunca había estado en Villa Gesell.

Este macabro hallazgo se condice con la versión que había dicho ante los medios el padre del joven detenido.

“Cada vez que estos chicos hacían una picardía decían que lo había hecho Pablo. Sinceramente no creo que ellos supieran que había muerto Fernando, por eso tiraron ‘Pablo Ventura’, como una broma. Lo han dicho como una joda más”, dijo oportunamente José María Ventura.

Sin embargo, según se desprende del análisis de los mensajes del grupo de WhatsApp de los rugbiers, los jóvenes sí sabían que habían matado a Fernando. “No escriban más que lo matamos”, puso uno de ellos en el grupo de mensajes antes de que la policía los detuviera y les secuestrara los celulares, siete horas después del crimen y cuando la DDI de Zárate ya había recibido la misión de ir a buscar y a detener a “Pablo Ventura”.

Pablo Ventura

Esto trajo un manto más de indignación entre los familiares de Ventura: aún cuando sabían que habían asesinado a un chico, decidieron involucrarlo a Pablo.

El material encontrado en los celulares ya se encuentra en manos de la Justicia; puntualmente, fue entregado por especialistas de la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina (PFA) de Mar del Plata a la fiscal Verónica Zamboni, que está a cargo de la causa.

Qué celulares secuestraron

La Justicia informó a la agencia Télam que los aparatos móviles secuestrados son seis iPhone, dos Huawei, un Motorola y un Samsung S10 que la policía le arrebató de las manos a Pablo Ventura en la puerta de su casa en Zárate, cuando una brigada fue a buscarlo y uno de los agentes le dijo que “tenía que acompañarlo”.

Por otro lado, el único celular que aún no fue encontrado -ni en la casa que ocupaban en el pinar de Villa Gesell ni en los dos autos estacionados delante de la finca que habían alquilado- es el de Ayrton Viollaz, de 20 años, uno de los acusados de ser “partícipe necesario” en el crimen.

COMENTARIOS