Provincia de Bs. As.

Fin de semana decisivo: Axel Kicillof evalúa una nueva propuesta para evitar el default

El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires necesitaba sumar el 75% de aceptación de los acreedores; durante el fin de semana transcurriran horas decisivas para buscar un acuerdo con los acreedores

viernes 31 de enero de 2020 - 10:13 pm

Aunque los funcionarios del gobierno de Axel Kicillof hicieron todo el esfuerzo para demostrar que la negativa de los bonistas a aceptar un diferimiento del pago del bono BP21 no era algo como para preocuparse, el viernes resultó ser un día complicado para el actual Gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

Kicillof necesitaba que al menos un 75% de los acreedores acepten su propuesta de aplazar a mayo el pago de u$s 250 millones de capital. Sin embargo, sin una respuesta positiva, el gobierno volvió a extender el plazo hasta el lunes. Si no obtiene la respuesta esperada por parte de los bonistas le quedarán apenas 48 horas para buscar una salida a una estrategia de negociación diseñada por su propio equipo económico.

Es por esto que el Gobernador evitó aparecer en un acto en la Casa de Gobierno en el que el ministro de Producción, Augusto Costa, presentó a todo su gabinete. Costa lo esperó en el Salón Dorado, pero Kicillof optó por quedarse en su despacho. Finalmente, el ministro tuvo que realizar la presentación acompañado de Carlos Bianco, jefe de Ministros.

Se espera que el Gobierno continúe negociando durante el fin de semana, y si el lunes no llega a haber una respuesta positiva por parte de los acreedores, el Gobernador podrá esperar 48hs más para continuar con la negociación, ya que el plazo final es el 5 de febrero a las 13 horas.

Kicillof deberá mejorar la propuesta, realizada esta semana, de pagar anticipadamente los intereses que generaría el aplazamiento del pago al 1 de mayo, unos US$ 7 millones. Una de las cartas que se barajan es la posibilidad de pagar una parte del capital ahora y postergar el resto.

Pero, en caso de no lograr convencer al 75% de los acreedores, el Gobernador podría cancelar los u$s 250 millones con fondos propios. A pesar de que el gobierno de Kicillof asegura no contar con los fondos necesarios para hacer frente al vencimiento, desde la oposición sostienen lo contrario. Del lado de Cambiemos, aseguran que la deuda de la provincia no es alta y que es financiable en situación normal de mercados.

En comparación con la deuda que debe negociar Guzmán, explican que en la deuda provincial implica el 7% del Producto Bruto Geográfico (PBG), mientras que en Nación la deuda supone el 87% del PBI. Otro dato: en provincia la deuda es de 650 dólares por habitante, mientras que en Nación es de 7.000 dólares por habitante.

Si los acreedores no aceptan la propuesta y el Gobernador decide no afrontar los pagos las calificadoras de riesgo colocarán a la provincia en default. En ese caso se abren varios escenarios complejos. Uno de ellos es la posibilidad de litigio judicial: se haría en tribunales de Nueva York, porque el bono BP21 está atado a legislación extranjera.

COMENTARIOS