Crimen en Villa Gesell

“Me lo voy a llevar de trofeo”, dijo uno de los rugbiers que mató a Fernando Báez Sosa

Una testigo del crimen de Villa Gesell aportó detalles escalofriantes del crimen de Fernando Báez Sosa; la chica que estuvo presente declaró ante la fiscal del caso que eran "cinco o seis pegándole a un pibe en el piso, diciéndole "negro de mierda, villero"

viernes 31 de enero de 2020 - 6:55 pm

Una testigo del crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en Villa Gesell por los diez rugbiers de Zárate, declaró este viernes en la Fiscalia Nº6 y aseguró que escuchó a uno de los detenidos decir: “Me lo voy a llevar de trofeo”.

Tatiana (17) aseguró a la prensa que este viernes a la mañana declaró como testigo ante la fiscal del caso, Verónica Zamboni, y si bien dijo que no podía dar a conocer algunos detalles, contó lo que vio esa madrugada. La adolescente trabajaba para Le Brique -boliche del cual fueron echados Fernando junto a sus amigos y los diez rugbiers minutos antes de que suceda el crimen-, como una de las encargadas de manejar las redes sociales del local.

La joven recordó que ella estaba en la puerta del boliche y de repente vio a dos jóvenes “enormes” que estaban pegándole a Fernando y a un amigo. “Eran pibes creyéndose zarpados por pegarle a otro que no tenía reacción y sin importarles nada. Dos personas que pude identificar, pero no puedo dar nombres”, aseguró la testigo.

Tatiana describió que “eran cinco, seis o siete pegandole a un pibe en el piso, diciéndole ‘negro de mierda, villero'” y que “un enfermo se acercó a grabar a Fernando en el piso y le gritó a los otros ‘dale, matalo'”.

“Ahí le dice ‘me lo voy a llevar de trofeo, quedate tranquilo’, lo puso contra el cordón de la calle y le reventó la cabeza”, afirmó Tatiana con respecto al momento en que se habría producido la muerte de Báez Sosa. La joven sostuvo que se quiso meter, pero no pudo porque “no podían pararlos, eran una máquina de golpear”.

Tatiana contó que una amiga suya intentó realizarle maniobras de RCP a Fernando, en los minutos previos a la llegada de la ambulancia, pero que no pudo conseguir reanimarlo. Además, pidió públicamente a otros posibles testigos que “se animen a declarar para hacer justicia”.

Por último, consideró que el hecho “no fue una pelea, fue una masacre, porque una pelea es algo de dos partes que se agarran a piñas o se insultan”, pero en este caso “fueron siete o seis contra dos pibes que no pudieron salir de eso”.

COMENTARIOS