Alimentación

Qué precauciones tener con los alimentos en verano

Cómo conservarlos de forma correcta y qué recaudos podemos tener

sábado 1 de febrero de 2020 - 7:47 am

En estas épocas de altas temperatura y humedad es importante que prestemos atención a la conservación de los alimentos, ya que se alteran con más rapidez debido a un aumento en la proliferación de microorganismos.

Resulta vital extremar los cuidados al momento de preparar, cocinar y almacenarlos. Por empezar, mantener la cadena de frío es una de las principales recomendaciones de los expertos para evitar contraer enfermedades peligrosas como la Salomonella y la Escherichia Coli.

Para los que deban refrigerarse se recomienda colocar el freezer a una temperatura de entre 0° y -4° lo que permite detener el desarrollo de microorganismos. Para los que se almacenen en las heladeras la temperatura no debe ser superior a los 5°C. En este punto es también importante, no dejar los productos cuando se utilicen mucho tiempo fuera del frío y evitar abrir la heladera en forma frecuente.

Otro hábito es la sanitización de frutas y verduras. Las que se consuman crudas deben lavarse y cepillarse con cáscara para extraer su tierra y suciedad superficial y luego ser remojadas en un litro de agua con un vaso de vinagre o bien una cucharada sopera de bicarbonato de sodio por litro de agua. Se recomienda dejarlas en remojo al menos 10 minutos antes de ser enjuagadas y consumidas para lograr una correcta higienización.

Para los alimentos que no vayan a ser consumidos a la brevedad, secarlos o deshidratarlos para eliminar su humedad y evitar la proliferación de las bacterias. El secado es uno de los mejores métodos de conservación de alimentos porque ayuda a preservar sus propiedades nutritivas y puede realizarse de forma natural con el sol o artificial en deshidratadoras.

Para realizarlo al sol, colocar los alimentos cortados en bandejas sobre concreto, patios o azoteas y voltearlos mientras estén al sol por lo menos 1 o 2 veces al día. Los productos deben recogerse por la noche y ser colocados nuevamente al sol en la mañana hasta que queden completamente deshidratados.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS