Salud

Diabetes en verano: qué recaudos tener

Todo lo que hay que tener en cuenta en esta época de altas temperaturas

martes 28 de enero de 2020 - 7:34 am

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de sentir agotamiento por el calor y la época de verano termina siendo una complicación para ellos. A continuación, algunos recaudos que pueden servir.

Por qué las personas con diabetes sufren más el calor

• Algunas complicaciones de la diabetes, como el daño a los vasos sanguíneos y a los nervios, pueden afectar las glándulas del sudor y por ese motivo el cuerpo no se puede enfriar con la misma eficacia. Eso puede causar agotamiento por calor y golpe de calor con mayor frecuencia.

• Se deshidratan más rápido. No tomar suficientes líquidos puede elevar el azúcar en la sangre y este nivel más alto de azúcar hace que orine más, lo que causa deshidratación. Algunos medicamentos de uso común como los diuréticos (que pueden estar indicados para la hipertensión arterial) pueden favorecer también a la pérdida de agua de sus cuerpos.

• Las temperaturas altas pueden cambiar la forma en que el cuerpo usa la insulina. Quizás necesiten medirse los niveles de azúcar en la sangre con más frecuencia y ajustar la dosis.

• Aquellos con sobrepeso y obesidad tienen una mayor proporción de tejido adiposo y éste tiene menor capacidad especifica de eliminar calor. Por lo tanto, las personas con más grasa corporal almacenan más calor y padecerán un mayor aumento en la temperatura corporal.

Los medicamentos, los suministros y equipos para la diabetes y el calor

• No almacenar la insulina ni los medicamentos orales a la luz directa del sol o en un vehículo caliente. Revisar la información en el envase acerca de cómo las temperaturas pueden afectar la insulina y otros medicamentos.

• Si viajás, mantener la insulina y otros medicamentos en una heladera portátil. No ponerla directamente sobre hielo ni sobre un paquete de gel frío.

• El calor puede dañar el medidor de azúcar en la sangre, el microinfusor de insulina y otros equipos. No dejarlos en un automóvil caliente, alrededor de la pileta, a la luz directa del sol o la playa. Lo mismo se aplica para los suministros como las tiras reactivas.

• El calor influye en los valores de glucemia y es un factor más a tener en cuenta. En estos días se observa mucha variabilidad glucémica, con momentos de hiperglucemia o hipoglucemia.

Cuidados

• Cuidar mucho la hidratación y prevenir la deshidratación tomando suficiente agua.

• Evitar aquellas bebidas que contengan cafeína o una cantidad elevada de sodio.

• Los síntomas de un golpe de calor y los de una hipoglucemia pueden ser similares. Realizar un control de glucemia para comprobar que no se trata de una bajada de azúcar.

Recomendaciones para una persona con diabetes tipo 2

Una persona con una buena educación diabetológica debiera estar capacitada para adaptarse al período vacacional. En particular, la gente con diabetes tipo 2 suele tener otros factores de riesgo asociados, como sobrepeso, hipertensión y dislipemia (niveles excesivamente altos de colesterol y grasas en sangre). En ellos es más peligrosa la deshidratación.

La mayor disponibilidad de tiempo libre durante las vacaciones puede facilitar la práctica de deporte, siempre y cuando no exista contraindicación y que sepan ajustar la medicación (una vez más, teniendo cuidado con la hidratación).

Actividades propias del verano como paseos por la playa son beneficiosas, sin perder de vista que el ir descalzo conlleva el riesgo de heridas en los pies.

Recomendaciones para una persona con diabetes tipo 1

La mayor actividad física puede favorecer episodios de hipoglucemia, así como la mayor velocidad de absorción de la insulina a causa del calor, por lo que alguien del entorno debe estar preparado para administrar glucagón por si la hipoglucemia llega a traducirse en pérdida de conocimiento, aunque esto es poco habitual.

Es normal que los niños quieran tomar helados, con lo cual se debe poner en práctica el conteo de hidratos de carbono (si son demasiado pequeños para aprender lo realizaran sus padres).

Recomendaciones para los jóvenes y adolescentes

Aparte de las recomendaciones generales, los jóvenes suelen aprovechar para ir a bailar. Al igual que para otros grupos, su médico debiera ajustar sus pautas para estos días. Tomar alcohol puede reducir o aumentar el nivel de azúcar en la sangre, afectar los medicamentos para la diabetes y posiblemente causar otros problemas. Beber con moderación y siempre acompañado por un familiar o amigo con capacidad para reconocer una eventual situación de riesgo.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS