Salud

Cómo eliminar la mucosidad

Métodos para calmar esta molestia tanto de día como de noche

lunes 27 de enero de 2020 - 7:25 am

La mucosidad es una barrera del organismo para proteger al sistema respiratorio de polvo, polen, virus. Pero cuando hay mucha gente acatarrada o con resfriado a nuestro alrededor, esta barrera protectora se puede ver sobrepasada. La reacción entonces es aumentar la producción de mocos para expulsar la mayor parte de virus posibles.

Aunque actúan a nuestro favor, la congestión que suponen puede ser muy molesta. Y la mucosidad no se queda en la nariz, sino que baja por la garganta. Pero si lo hace muy cargada de gérmenes y proteínas inflamatorias es cuando podemos tener también dolor de garganta.

Lo ideal es ayudar a que la mucosidad salga, porque si se estanca puede acabar complicándose y provocar una otitis o una sinusitis. Es fundamental hacer lavados nasales frecuentes con suero o con agua de mar. Debés hacerlo inclinando hacia un lado la cabeza, cerrando la fosa nasal que queda debajo y nebulizando sobre la superior hasta que notes que el conducto se despeja.

Luego, poné la cabeza hacia abajo y dejá que gotee antes de sonarte con un pañuelo y repetir con el otro lado. Además, mañana y noche o solo de noche, podés hacerte vahos hirviendo tomillo en agua y dejando que el vapor penetre por la nariz.

Qué comer

Frutas y verduras. La base de tu alimentación, porque estimulan el sistema defensivo.

Vitamina C. Aunque no evita un resfriado, ayudará a que sea más leve. Los alimentos con más vitamina son los cítricos, los kiwis, el pimiento rojo…

Betacaroteno. Debés tomar más alimentos ricos en betacaroteno. Los vegetales de color amarillo-anaranjado (zanahoria, calabaza, mango, etc.) o las verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, brócoli, etc.) son ricos en esta sustancia imprescindible para mantener las mucosas sanas y regenerar las que están inflamadas como consecuencia de los trastornos respiratorios.

Antivirales y bactericidas naturales. También debés incorporar el ajo y la cebolla en tus comidas porque son antivirales y bactericidas, lo mismo que la raíz de jengibre.

– Caldo. Tomar caldo de pollo ayuda a superar mejor el catarro. Podés hacerlo con cebolla, papa, nabo, zanahoria, apio, perejil y pollo, e irlo bebiendo calentito durante la jornada.

Hidratarte bien también favorece la eliminación de la mucosidad. Bebé un mínimo de 8 vasos de agua al día. Las infusiones y jugos naturales también ayudan.

Una infusión expectorante que podés hacer: poné dos cucharaditas de malva por taza y cuando esté hecha la infusión tirá un chorrito de limón y endulzá con sirope de arce. También sirven las infusiones de tomillo, saúco, equinácea o eucalipto.

La mucosidad es mucho más molesta al acostarnos porque se acumula en la parte posterior de la nariz. Por ello, es recomendable que antes de acostarte hagas vahos y eleves la parte superior de la cama. Mejor si la podés levantar por las patas que poniéndote varios almohadones, porque estos van perdiendo altura.

Vigilá la humedad,  ya que la calefacción reseca mucho el ambiente. En ese caso, los humidificadores van bien, lo mismo que poner toallas mojadas sobre el radiador. Pero por precaución, no uses sustancias con mentol con el humidificador, ya que puede tener un efecto contrario en personas sensibles.

Fuente: Clara

COMENTARIOS