Salud

Medicamentos que deberías evitar tomar si vas a conducir

La lista de los fármacos que pueden causar efectos peligrosos si tenés que manejar

miércoles 22 de enero de 2020 - 7:07 am

Hay algunos medicamentos que, por sus efectos secundarios o las reacciones que causan en el cuerpo, son igualmente peligrosos para quienes llevan el control de los vehículos que el alcohol.

Ciertas medicinas pueden afectar la capacidad para manejar por un corto tiempo después de tomarlas. Con otras, los efectos pueden durar varias horas e incluso hasta el día siguiente.

La primera medida es saber cómo tus medicamentos, o cualquier combinación de ellos, afectan tu capacidad para conducir. Sueño, vista borrosa, mareo, movimientos más lentos, desmayos, incapacidad para concentrarse o prestar atención, náuseas o irritabilidad son algunas de las señales a las que deberías estar atento antes de emprender un viaje.

Algunos derivados de la marihuana y con presencia de cannabidiol (CBD) pueden causar somnolencia, sedación y letargo. Lo mismo ocurre con las personas con insomnio o problemas del sueño que toman medicinas para este propósito y que son sensibles a realizar actividades que les exigen estar alerta.

El ingrediente zolpidem, el cual pertenece a una clase de fármacos llamados sedantes hipnóticos, puede menguar la capacidad para manejar y realizar otras actividades a la mañana siguiente.

Actualmente se investiga si los efectos que ponen en riesgo a los conductores también incluyen a los medicamentos de venta libre, y por esa razón, quienes los consumen deben hablar con sus médicos para recibir una recomendación o encontrar las dosis eficaces más bajas.

Las medicinas para las alergias que contienen antihistamínicos, si bien ayudan a aliviar muchos síntomas, interfieren con la capacidad para manejar al reducir el tiempo de reacción y afectar la capacidad de concentración.

Ojo con estos medicamentos

– Analgésicos opiáceos

– Medicamentos de prescripción para la ansiedad (por ejemplo, benzodiazepina)

– Anticonvulsivos (antiepilépticos)

– Antipsicóticos

– Algunos antidepresivos

– Productos que contienen codeína

– Algunos remedios para la gripe o la alergia, como los antihistamínicos (con o sin fórmula).

– Pastillas para dormir

– Relajantes musculares

– Para controlar la diarrea

– Para el mareo

– Pastillas para adelgazar, medicamentos para ‘mantenerse despierto’ y otros fármacos con estimulantes.

Otros consejos

– Seguí siempre las instrucciones de uso y leé los avisos de advertencia de los empaques.

– No dejes de tomar su medicamento, a menos que quien te lo recetó así se lo indique.

– Informá a tu médico de todos los productos que estés tomando, incluyendo los de venta libre y aquellos a base de hierbas. También cualquier reacción que experimentes.

– Llevá tu propio control de cómo reacciona tu cuerpo a la medicina y hacé un registro de cómo te sentís y de cuándo se presentaron los efectos.

– Planeá con anticipación y usá formas de transporte alternativas si tu medicamento afecta su capacidad para conducir.

Fuente: Eme de mujer

COMENTARIOS