Alimentación

Cómo distinguir un yogur saludable

Cuáles conviene consumir y cuáles evitar si queremos cuidar nuestro organismo

martes 21 de enero de 2020 - 7:04 am

A la hora de elegir el yogur más saludable, nos vemos obligados a recorrer el listado de ingredientes del etiquetado y, muchas veces, no nos quedan del todo claros. ¿Qué deberíamos tener en cuenta para hacer una buena elección?

Para empezar, el mejor que podemos elegir es el natural entero y sin azúcar. Los ingredientes deben ser solamente dos: leche y fermentos lácticos.

Es un alimento que aporta muchos nutrientes y que puede formar parte de una dieta sana y equilibrada sin ningún problema. Aunque su composición nutricional puede variar entre los elaborados con leche de vaca, oveja o cabra, de forma general podemos decir que nos aporta:

– Proteínas de alto valor biológico.

– Grasas saturadas.

– Calcio y fósforo.

– Vitaminas A y D.

Además, uno de los principales beneficios es que es muy rico en probióticos. Contiene importantes cantidades de bacterias beneficiosas, principalmente lactobacilos y streptococos, que aportan efectos positivos en el organismo, no solo a nivel intestinal.

Es muy ligero y digestivo. Incluso, para las personas con problemas de intolerancia a la lactosa es mucho mejor que la leche, pues la lactosa ha sido descompuesta por las bacterias.

Gracias a sus proteínas y su grasa es un alimento saciante, indicado también para personas que siguen dietas para adelgazar.

Las peores opciones son los yogures con altos niveles de azúcar, los desnatados y los postres lácteos. 

1. Con azúcar añadido

Estas son las variedades que no son yogur natural y que se suelen elaboran con azúcar o edulcorantes: 

– Yogures de frutas. La mayoría con muy poca cantidad de fruta o, directamente, con sabor a frutas. 

– Con cereales, muesli o «súper alimentos» (gojy, quinoa, chía, etcétera). Generalmente, suelen tener un porcentaje muy pequeño de estos ingredientes “especiales”. 

– Bebidas y yogures funcionales. Son aquellos a los que se ha añadido algún componente que puede ser beneficioso para la salud. Nos referimos a probióticos, calcio, esteroles vegetales, entre otros. Si seguimos una alimentación suficiente y saludable no son necesarios. Y muchos de ellos tienen una larga lista de ingredientes (con aromas, colorantes  y otros aditivos) que no aportan nada a nivel nutricional.

– Yogures para bebés. A partir del noveno mes aproximadamente, pueden empezar a tomar algunas cucharadas. Pero cuidado con esos preparados especialmente para ellos, pues suelen ser mucho menos saludable que los naturales enteros.

2. Yogures desnatados

Uno de los problemas de los desnatados o cero % es que pierden la cremosidad y el sabor que les da precisamente la grasa. Y lo mismo pasa con los yogures 0,0: “cero grasas y cero azúcares”.

Los fabricantes acaban añadiendo otros ingredientes como edulcorantes, almidones y otros aditivos para dar sabor y consistencia. El resultado final es un producto de peor calidad nutricional que el de uno entero elaborado solo con leche y fermentos lácticos.

3. Postres lácteos

Nos referimos a flanes, mousse de chocolate y similares. Aunque la mayoría están elaborados a base de leche, también tienen mucho azúcar añadido. Algunos hasta 25 gramos, con lo que con una unidad estaríamos igualando o superando las cantidades mínimas recomendadas por la OMS para los niños.

Visto que existen muchas opciones poco recomendadas, parece ser que el campo de elección quede un poco reducido. Pero nxisten otros tipos de  lácteos que también podemos comer con tranquilidad y son buenas opciones para nuestra dieta diaria:

– Yogur griego natural.

– Kéfir natural.

– Skyr: es un tipo de yogur islandés, un poco más cremoso y de sabor más ácido. A nivel nutricional aporta más proteínas. 

Otros productos lácteos como el quark o el queso fresco batido. Y siempre nos queda la opción de personalizarlos como queramos: añadiendo frutas cortadas, pasas, cereales, dátiles, coco rallado, vainilla, nueces, semillas o chocolate negro.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS