Inseguridad

Inseguridad: secuestran a un empresario y a su hijo y se meten en un country a cobrar el rescate

Los capturaron en Ituzaingó. Ingresaron con el padre al barrio privado de Moreno donde él vivía y allí mismo cobraron el rescate

sábado 26 de abril de 2014 - 10:34 am

Un extraño hecho de inseguridad ocurrió el jueves en el Gran Buenos Aires, aunque se dio a conocer ayer. Todo empezó en la localidad de Ituzaingó y concluyó mucho después, con el pago del rescate en un lugar insólito: adentro de un country, Moreno.

[pullquote position=”right”]Inseguridad: secuestran a un empresario y a su hijo y se meten en un country a cobrar el rescate[/pullquote]

Un empresario y su hijo, de 14 años, se encontraban viajando en una camioneta de lujo, cuando una banda se les cruzó en el camino y los secuestraron. Una facción de la banda se llevó de rehén al chico y recién lo liberaron cuando su padre pagó el rescate.

Mientras quienes tenían al chico lo llevaban de “paseo” (según definieron las fuetes del caso), el resto de la organización, con su padre como rehén, fue a buscar dinero a su casa. El hogar se encuentra ubicada dentro de un conocido country de la localidad de Moreno, en el oeste del Conurbano bonaerense.

Los secuestradores lograron franquear la entrada del barrio cerrado “Campos de Alvarez” porque el empresario entró al lugar en su propia camioneta. La guardia no sospechó absolutamente nada.

Luego, los secuestradores volvieron a salir de predio privado, con el padre del chico al volante, y otra vez, la guardia no alcanzó a sospechar qué ocurría. El empresario fue obligado por sus captores a dirigirse hacia la autopista del Oeste y donde volvió a encontrarse con el auto en el que estaba su hijo cautivo. Recién entonces, fueron liberados.

Una vez en la casa, la víctima entregó a los asaltantes una caja fuerte portátil con una gran cantidad de dinero, joyas y electrodomésticos. Era el precio para que liberaran a su hijo, que seguía al cual la otra facción de la banda seguía “paseando”.

El hecho no sólo puso una vez más en evidencia la inseguridad. También dejó en ridículo a los vigiladores del barrio en el que viven las víctimas, ubicado a la altura del kilómetro 41 del Acceso Oeste.

 

COMENTARIOS