Caso Nisman

Un “crimen” sin autor: ¿cuál es el estado actual de la causa Nisman?

Cecilia Devanna

Periodista. Licenciada en Comunicación (UBA)

El investigación acumula 120 cuerpos de expedientes, analiza más de 45 mil comunicaciones y tiene cinco procesados. Desde el peritaje 2017 de Gendarmería, para la Justicia el caso Nisman fue un homicidio.

sábado 18 de enero de 2020 - 2:33 pm

Columna publicada originalmente en Perfil

Cinco años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, la causa acumula 120 cuerpos, centenares de cajas con documentación, cinco procesados y una duda clave: quién o quienes cometieron lo que para la justicia es un homicidio. Así lo consideran desde fines de de 2017, tras recibir el peritaje de Gendarmería Nacional que, como resultado de un trabajo interdisciplinario, sostuvo que se trató de un crimen y no de un suicidio. El peritaje es objeto de numerosos cuestionamientos y cruces entre el Ejecutivo, la justicia y partes del caso.

Por otro lado, y mientras se apresta a elevar uno de los tramos del caso a juicio oral y público, la justicia trabaja sobre el análisis de llamados telefónicos, dispositivos tecnológicos y lo que sucedió en la Casa Rosada, la víspera de la muerte del fiscal, con un incendio que terminó con los registros de visitas. En el caso se analizan más de 45 mil de comunicaciones que son objeto de entrecruzamiento por parte de la Departamento Unidad Federal de Investigaciones Especiales (DUFIE) de la Policía Federal. Se basan en más de 200 usuarios identificados y el trabajo es pormenorizado sobre los llamados que realizaron los días previos y la misma jornada del domingo 18 de enero. Allí, el área de Inteligencia despierta los mayores desafíos. Y en ese sentido, a diferencia del comienzo del caso, se amplió el análisis, que al principio se centró en las cabezas, y ahora se extendió y se investigan nexos y conexiones abajo en el escalafón.

Por otro lado está el peritaje tecnológico que incluye no sólo lo recolectado en el departamento de Nisman sino también durante los distintos allanamientos que alcanzaron a los cinco procesados en el caso: el técnico informático Diego Lagomarsino, y los cuatro custodios. Todo está peritado y a mediados de diciembre se recibieron los primeros resultados que ahora serán analizados en la fiscalía descentralizada que lidera Eduardo Taiano.

Junto al entrecruzamiento y el peritaje, el tercer eje sobre el que se trabaja es el incendio en la Casa Rosada, que se produjo el el sábado 17 de enero de 2015 -horas antes de la muerte de Nisman- y en el que se perdieron los registros de entradas y salidas de visitas en esos días. Por ese motivo, la justicia secuestró equipos para ver si se puede recuperar algo y en caso de que no, establecer cómo, cuándo y por qué se quemaron. Otro de los puntos de investigación pasa por el análisis de 25 mil imágenes de personas y vehículos que ingresaron y egresaron de Le Parc en la víspera de la muerte del fiscal. Las imágenes son capturas de pantalla que surgen de los vídeos de seguridad del edificio. De todo esos análisis y cruces debería salir quién o quiénes estuvieron detrás del crimen. El escenario es complicado y no parece tener respuesta en el corto plazo.

COMENTARIOS