Negocios

Desnudan acuerdos entre famosos periodistas y la cámara de laboratorios argentina

CILFA quedó en el ojo de la tormenta luego que en Perfil publicaran un artículo contando el lobby que la cámara tiene montado para deslizar sus intereses a través de los periodistas más influyentes de la Argentina; sus nuevos vínculos con el albertismo

miércoles 15 de enero de 2020 - 12:34 pm

Una columna periodística publicada este domingo en Perfil por el periodista Jairo Straccia generó un tembladeral entre los dueños y ejecutivos de los principales laboratorios en la Argentina.

En el artículo, el editor de Economía del periódico desnuda los lazos que unen a los principales periodistas de la Argentina con las cámaras de laboratorios locales. Principalmente, la más dañada fue la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA), que cuenta con un blindaje mediático logrado a base de barnizar con pautas publicitarias los principales sitios de noticias online del país.

A modo de muestra, el columnista recordó un mensaje enviado por el reconocido conductor Marcelo Longobardi el pasado 28 de noviembre desde su cuenta de la red social Twitter. “¿Saben por qué los laboratorios argentinos producen medicamentos con marca? Porque esas marcas son garantía de calidad, seguridad y eficacia, propias de una industria líder”, escribió por entonces Longobardi, cosechando más de un centenar de críticas por parte de sus seguidores, que lo cuestionaron por la intencionalidad publicitaria de su mensaje.

El poder de influencia que tiene CILFA en el nuevo Gobierno quedó en evidencia en la foto que se tomaron en diciembre pasado el actual presidente de la Cámara, Alejandro Roemmers, con el por entonces presidente electo, Alberto Fernández.

Si bien de manera oficial el encuentro tuvo un carácter cultural -Roemmers donó al Estado más de 6.000 libros para hacer un museo en honor a Jorge Luis Borges-, fuentes cercanas al oficialismo confirmaron a Nexofin que los encuentros y llamados desde CILFA a Casa Rosada fueron in crescendo.

“La relación no era la mejor con Cambiemos y en CILFA están conformes con las reuniones que venimos manteniendo”, ahondó un hombre que colabora con el Gabinete de Alberto Fernández, en diálogo con Nexofin.

Estas declaraciones, sin embargo, entran en contradicción con el buen pasar que tuvo la empresa liderada por el titular de CILFA. El laboratorio Roemmers facturó $ 6.167 millones sólo en el primer año de gobierno de Mauricio Macri. Además, la compañía que elabora Sertal compuesto, Lotrial y Taural compró recientemente los laboratorios Almos y la filial Sidus en Paraguay, adquisiciones que le significaron una inversión de U$S 20 millones.

Pese al presente expansivo de su compañía, el presidente de CILFA dejó en claro su descontento con Macri en una entrevista radial que brindó en octubre del 2019. Este distanciamiento surgió con los cambios en la compra de medicamentos para el PAMI impulsados por el entonces vicejefe de gabinete del gobierno, Mario Quintana. Las modificaciones de Quintana incluían sacar a CILFA como intermediaria en las compras. Dejar de ser eslabón en esa compra-venta multimillonaria fue el inicio del distanciamiento entre la Cámara y el macrismo.

Hoy, los gestos públicos y los comentarios de diversas fuentes del oficialismo coinciden en que la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos volverá a tener el poder de antaño.

COMENTARIOS