Salud

Cómo aliviar las molestias de la sensibilidad dental

Qué genera la hipersensibilidad dental y qué hacer para calmar el dolor

miércoles 15 de enero de 2020 - 7:48 am

Cuando sometemos a nuestra dentadura a cambios bruscos de temperatura, ya sean fríos o calientes, y experimentamos un dolor agudo, lo más probable es que se deba a que nuestra dentina carece del esmalte necesario para proteger el diente.

Cepillarnos al menos tres veces al día utilizando correctamente el cepillo de dientes y el hilo dental protegerá la salud de nuestros dientes. Un correcto cepillado debe ser delicado, en ocasiones la falta de tiempo y la idea interiorizada de cuanto más fuerte más limpio se traduce en un cepillado agresivo tanto para encías como para dientes.

La sensibilidad dental es una condición común que puede desarrollarse con el tiempo cuando la parte interna más blanda de los dientes, llamada dentina, que en situación normal se encuentra bajo el esmalte y la encía, queda expuesta como resultado de problemas comunes como la recesión de encías y el desgaste del esmalte. Esto último suele producirse por un cepillado demasiado frecuente y debido al bruxismo. Por su parte, la recesión de las encías suele ser causada por un cepillado agresivo o por enfermedades de las encías.

El consumo de ácidos, apretar o rechinar los dientes y exponer la boca a contrastes bruscos de temperatura se encuentran asociados a estos episodios de sensibilidad. Asimismo, para cuidar el esmalte, conviene usar una pasta dentífrica de calidad y complementarla con un enjuague bucal rico en flúor. Con todo, la visita regular al dentista es obligatoria para combatir la hipersensibilidad.

Las caries o los blanqueamientos dentales también pueden producir sensibilidad. Se cree que el componente blanqueante del producto atraviesa el esmalte y la dentina y se introduce en la pulpa del centro del diente, lo que puede causar inflamación y sensibilidad temporal.

Consejos para una buena rutina de higiene bucodental diaria:

– Cepillarse y usar hilo dental con regularidad para evitar afecciones que provoquen sensibilidad, como la recesión de encías.

– No cepillarse demasiado fuerte o a menudo, ya que puede provocar la recesión de las encías y la erosión del esmalte, lo que con el tiempo puede causar la exposición de la dentina y la sensibilidad dental. Si no sos consciente de la fuerza con la que te cepillás, hacelo con la mano izquierda.

– Usar un cepillo suave para reducir los efectos de un cepillado demasiado fuerte y proteger el esmalte.

– Utilizar un dentífrico y geles específicos para la sensibilidad dental.

– Consultá con tu dentista cuál es la mejor rutina de higiene bucodental para vos, así como la mejor técnica de cepillado, la frecuencia y el momento del día. Además, si tenés bruxismo, puede recomendarte una placa de descanso.

Las frutas y los jugos de frutas, las bebidas gaseosas, el café y el té, el vino y cualquier alimento ácido, como el kétchup o los condimentos para ensaladas también pueden ocasionar molestias. Y ojo con los bebés y los niños con dientes de leche, ya que tanto el consumo de este tipo de alimentos, como los problemas de reflujo gastrointestinal, pueden causar erosiones en el esmalte y caries.

Fuente:  Elle

COMENTARIOS