Belleza

Consejos para conservar tus perfumes por más tiempo

Guardarlos adecuadamente es clave para aumentar su vida útil

domingo 5 de enero de 2020 - 7:45 am

Se dice que los perfumes duran en su envase un promedio de tres años, aunque si ves que no huele mal podrías seguir usándolo. Una fragancia conservada en las condiciones correctas de temperatura y humedad, y siempre guardada en su propia caja, sin que le dé la luz puede durar muchos años.

Sin embargo, el enemigo fundamental del perfume es el aire y, aunque ahora los envases suelen venir bien sellados con un sistema de spray, hay que tener especial cuidado en cerrar bien aquellos que vienen en splash.

Las fragancias no tienen fecha de caducidad en sí, pero sí se estropean cuando se oxidan –demasiado oxígeno dentro de la botella puede alterar las moléculas de la fragancia, lo que puede afectar a su olor, color y la textura. Cuando esto ocurre el olor se vuelve agrio, ácido, metálico o incluso puede llegar a oler a plástico.

Qué tipo de fragancias son las que duran más y las que menos

La familia olfativa chipre, una concentración alta de pachulí, algunas resinas y el incienso pueden arriesgar la longevidad del aroma. Las notas amaderadas, el ámbar y el cuero son bastante estables, en cambio. Y los perfumes que duran más son aquellos que tienen alto contenido de alcohol, ya que este evita que las moléculas aromáticas se oxiden. Además, la mejor calidad de las materias primas y una correcta conservación del perfume son clave.

Dónde y cómo guardarla

Si los mantenés a una temperatura moderada y alejados de fuentes de luz y calor, conseguirás que se mantengan en perfecto estado más tiempo. Sobre todo con los perfumes cuyos componentes principales son las notas cítricas y verdes, ya que estas son más volátiles y se alteran con los cambios de temperatura y de luz.

Consejos para que tu fragancia dure más tiempo

– Mantenela alejada de la luz. Es preferible que los guardes en un lugar oscuro o en su propia caja. La luz descompone las moléculas de la fragancia, lo que provoca que su composición sea inestable y propensa a la oxidación.

– Evitá que esté cerca de una fuente de calor. Lo ideal es que el aroma esté por debajo de los 15 ºC e incluso los expertos aseguran que lo mejor sería guardar nuestros perfumes más preciados en una heladera de vino. Pero nos conformamos con que no los dejes al lado del radiador, ya que el calor también descompone las moléculas de la fragancia, alternando su composición química. Guardalo en un lugar seco y fresco.

– No la dejes destapada. El oxígeno también aumenta el riesgo de alteración, por lo que es esencial que te acuerdes de tapar el frasco correctamente después de cada uso.

– Para que al aplicarla para permanezca inalterable sobre tu cuerpo más tiempo: en las pieles secas las fragancias se evaporan más rápidamente. Aplicá previamente una crema hidratante con olor neutro y después perfumate.

Fuente: Cosmopolitan

COMENTARIOS