Opinión

¿Por qué necesitamos un plan estratégico para la Provincia?

Martín Rappallini

Presidente de la Unión Industrial de la Prov. de Bs. As.

Representantes de sectores industriales, sindicatos, académicos e integrantes de la política bonaerense se reunieron con el objetivo de desarrollar un Plan Productivo para Buenos Aires y beneficie al país.

jueves 2 de enero de 2020 - 6:30 pm

Desde UIPBA impulsamos estas medidas porque estamos convencidos que definir objetivos de largo plazo y consensuar un plan para alcanzarlos, evaluando periódicamente los aciertos y los errores, es clave para el éxito de cualquier proyecto. Este modo de encarar los desafíos, tan natural en las sociedades más desarrolladas, es el que debemos abrazar los argentinos si queremos atacar el corazón de nuestros problemas, que ha sido precisamente la inconstancia, la inconsistencia, la oscilación cíclica de nuestra política económica entre dos corrientes marcadamente opuestas, “el péndulo argentino” que tan certeramente describiera Marcelo Diamand hace más de treinta años.

Para salir de ese péndulo autodestructivo, que nos ha hecho perder tiempo y esfuerzo, es imprescindible que los argentinos definamos un plan estratégico, que parta de un estudio sobre las condiciones, situaciones y oportunidades que hoy presenta el mundo, analice paralelamente nuestras propias capacidades y potencialidades, y defina finalmente qué queremos venderle al mundo, y cómo lo lograremos. Esto incluye obviamente estudiar todas nuestras capacidades humanas y productivas, tanto a nivel territorial como sectorial, y es lo único que puede llevarnos “en el largo plazo” a buen puerto.

Es lo que hacen países como Brasil, China, Italia, Estados Unidos. Mirar lo que ocurre en el mundo, analizar las propias fortalezas, y decidir en cada caso si les conviene importar, exportar, proteger, liberar, fomentar o desalentar. Un problema histórico de Argentina es la incapacidad de observar desapasionadamente el contexto internacional, y aplicar a ciegas estrategias de manual, que muchas veces chocaron contra lo que cada situación demandaba. Para colmo, luego de cada fracaso, volvemos a cometer el mismo error metodológico y giramos 180 grados, como si eso fuera a resolver mágicamente los problemas.

Es imprescindible que abandonemos esa lógica. Copiar recetas y aplicarlas a libro cerrado nos ha llevado al desastre económico y social que hoy padecemos. Muchas veces, desde el mundo privado y desde el Estado se habló sobre la necesidad de generar un plan estratégico, pero nunca hemos trabajado seriamente para producirlo. Fue así que pasamos de momentos de apertura comercial extrema, a cerrarnos al mundo y creer que de ese modo solucionaríamos mágicamente los problemas de productividad y competitividad de nuestra economía, sin advertir que esos cambios bruscos (y sin brújula) van destruyendo poco a poco las capacidades productivas de nuestro país.

¿Cómo saber, por ejemplo, qué ramas formativas y universitarias conviene fomentar, si no sabemos cuál será dentro de cinco años el perfil productivo de nuestro país? Lo mismo ocurre a la hora de decidir una inversión: ¿cómo podemos estar seguros de invertir en un rubro o en otro, si no sabemos para qué lado apuntará el péndulo cuando llegue la hora de recoger los frutos?

Tenemos que entender que los extremos son siempre malos, y peor aún es pasar periódicamente de un extremo al otro. Hay sectores con más de 100 años de historia productiva en nuestro país, como el del calzado, que da empleo a treinta mil trabajadores especializados, y alegremente decimos que el sector puede desaparecer, como si eso no representara un drama enorme para el país. Por ello, lo único que puede ayudarnos a crecer sostenida e inteligentemente es un plan estratégico, en cuyo diseño trabajen todos los sectores, para que su resultado sea verdaderamente genuino y luego sea abrazado por todos, sin distinción de miradas e ideologías.

Esto que siempre estuvo a nuestro alcance, hoy ha devenido urgente. Basta observar lo que está ocurriendo en el mundo con la industria 4.0 y la velocidad a la que evoluciona hoy la tecnología, para entender que seguir mirando pasivamente el escenario, ha dejado de ser una opción. Necesitamos actuar con decisión. El potencial de nuestro país es ENORME, y gracias al esfuerzo muchas veces solitario de miles de empresarios y emprendedores, contamos con una diversificación productiva que no muchos países pueden lucir. Tenemos que ser capaces, ahora, de producir “con la imprescindible participación y consenso de TODOS los sectores productivos de nuestro país” un plan estratégico que ordene todas esas fuerzas, priorice objetivos de corto, mediano y largo plazo, y nos ponga finalmente en la senda del desarrollo.

Nuestra provincia de Buenos Aires está llamada a ser la gran protagonista de esa transformación, ya que reúne al 50% de la industria a nivel nacional, y es también protagonista de la revolución que ha vivido nuestro campo en los últimos treinta años. Es momento de que todos los dirigentes políticos, sindicales, empresariales, académicos y sociales, pensemos juntos hacia dónde queremos llevar a nuestro amado país y seamos proactivos en la búsqueda de los consensos necesarios para que ese camino quede definido y aceptado por todos. Nuestros hijos, nuestros nietos y nuestros compatriotas nos lo demandan.

Hagámoslo.

COMENTARIOS