Cultura

Comenzó la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

La ceremonia de apertura de la Feria estuvo a cargo del presidente de la Fundación El Libro, Gustavo Canevaro, quien criticó la escasa rentabilidad de la industria editorial, el aumento del precio del papel y la asimetría fiscal para los editores

viernes 25 de abril de 2014 - 1:08 pm

El historietista argentino Joaquín Lavado, Quino, inauguró esta noche la 40º edición de la Feria Internacional del Libro, se definió como un “dibujante político” y se mostró sorprendido por la actualidad de los temas de su creación Mafalda, aunque consideró que “el mundo repite siempre los mismos errores”.

La ceremonia de apertura de la Feria estuvo a cargo del presidente de la Fundación El Libro, Gustavo Canevaro, quien criticó la escasa rentabilidad de la industria editorial, el aumento del precio del papel y la asimetría fiscal para los editores. [pullquote position=”right”]Comenzó la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires[/pullquote]

Funcionarios nacionales y porteños presentes pronunciaron discursos de moderado contenido, que giraron en torno a los 40 años de la Feria y la trayectoria de Quino, quien fue homenajeado con una entrevista pública en la sala Jorge Luis Borges, a 50 años del nacimiento de su tira Mafalda.

El historietista, que dibujó a Mafalda durante nueve años y dejó de hacerlo hace 41, reconoció que 40 años después lo “sorprende mucho que estos temas que fueron dibujados se repitan mucho”, y agregó: “El mundo repite siempre los mismos errores”.

“A partir de hoy me voy a tener un respeto increíble”, respondió el mentor de Mafalda a los periodistas Cristina Mucci y Carlos Ulanovsky, que lo entrevistaron al cierre del acto inaugural de la Feria, tras la pregunta sobre qué le producía la invitación a dar el discurso de apertura de la muestra.

Quino reconoció que dibujar durante nueve años la historieta fue “un plomo” y que le ofrecieron diversas propuestas como la de hacer una comedia musical, algo que rechazó debido a que “Mafalda nació para ser así”. “Yo soy un dibujante de papel”, dijo.

El artista subrayó además el cariño que le tenía tanto a la protagonista principal como “a los personajes que aparecían una sola vez en la tira”. Acerca de sus comienzos, recordó a su tío Joaquín, un andaluz dibujante que cuidaba de él y de sus hermanos cuando sus padres salían, y de quien tomó la vocación, y también a su mujer Alicia, tras lo que reconoció su fuerte parquedad a la hora de hablar y dijo que actualmente no dibuja ni trabaja.

COMENTARIOS