Curiosidades

¿Por qué el 2020 será año bisiesto?

Este fenómeno tiene una historia que se remonta a la época de Julio César y fue sufriendo modificaciones a lo largo del tiempo

jueves 2 de enero de 2020 - 11:11 am

Este nuevo año 2020 será año bisiesto, es decir que, en lugar de tener 365 días, tendrá 366. Estos años, en los que se agrega un día a febrero, tienen el objetivo de sincronizar el calendario con la órbita del planeta.

Según explicó a Télam la astrónoma Romina Miculán, de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet): “La Tierra tarda 365,242 días en dar una vuelta completa alrededor del Sol, lo que se conoce como año trópico. El año trópico entonces tiene 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,25 segundos –detalló la astrónoma–. Lo que se acordó es agregar un día cada cuatro años para compensar las casi seis horas que se pierden cada año en la medida del tiempo cronológico y el astronómico, dado por el movimiento orbital terrestre”.

El año bisiesto tiene su origen en los tiempos de Julio César, quien decidió que se ajustara el calendario al girar de los cielos. Asesorado por Sosígenes, llegó a la conclusión de que el año no tenía 365 días, sino 365 días y un cuarto. Entonces, cada cuatro años iba a faltar un día. Por eso agregó un día después del sexto día de las calendas de marzo (última semana de febrero). De allí vino el nombre bisextus, lo que en español derivó en bisiesto.

Sin embargo, el sobrante de cada año no llegaba a las seis horas (un cuarto de día). Hizo un redondeo para arriba y complicó todo. La diferencia, aparentemente minúscula, entre el redondeo en 365,25 días y el año astronómico de 365,242 días se tradujo en casi 12 minutos por año. Provocó una acumulación de 10 días al llegar el siglo XVI de la era actual. Entonces, el papa Gregorio XIII resolvió empezar la cuenta de nuevo. Ese calendario, inaugurado en 1582, lleva el nombre de gregoriano y es el que rige actualmente. Suprimió los diez días sobrantes y estableció que, para compensar las futuras diferencias, no serían bisiestos los años correspondientes a cada fin de siglo salvo los divisibles por 400, como el 200o.

COMENTARIOS