Belleza

Cinco errores al maquillarte para una fiesta

Qué productos y técnicas pueden jugarte en contra

jueves 2 de enero de 2020 - 7:27 am

Las prisas o las ganas de lucir una imagen distinta en una fiesta pueden llevarnos a cometer algún error nada favorecedor. Estos son algunos de los más comunes y cómo evitarlos.

Olvidarte de la prebase

Los primers sirven para alargar la vida de tu maquillaje durante toda la noche y son esenciales para preparar tu rostro para recibir el mismo y, de paso, disimular pequeñas imperfecciones. Tenés que aplicar la prebase sobre la piel bien hidratada y verás que tus arrugas se minimizan, tus poros se afinan, tus imperfecciones se disimulan y tu piel luce un aspecto más liso.

Abusar del corrector y de la base

Debés seguir la regla del menos más, ya que si aplicás producto de más lo único que conseguirás es que éste se deposite en tus líneas de expresión y arrugas, acentuándolas. Elegí texturas fluidas, de un tono idéntico al de tu piel en el caso de la base y dos tonos más claros en el del corrector, y aplicá la mínima cantidad, solo donde sean necesarios.

No aplicar bien el iluminador

Es el producto perfecto para aporta un extra de luz a tu rostro, siempre y cuando se utilice adecuadamente. Si no es así, puede producirte unos brillos incómodos o hasta un aspecto blanquecino en la zona de las ojeras. Para acertar con él, elegí uno de uno o dos tonos más claros que tu base y aplicalo únicamente en los puntos estratégicos: zona alta del pómulo, sienes, punta de la nariz y hueso de la ceja.

Excederse con el brillo

Es cierto que a las pieles maduras les favorecen más las texturas en crema; sin embargo, hay que tener cuidado con las que tienen efecto tornasolado o son demasiado brillantes, ya que marcan las arrugas. Obviá las sombras brillantes o con purpurina, o tus patas de gallo y bolsas se multiplicarán ópticamente. En la boca ocurre lo mismo: tanto el gloss como las barras de labios de acabado vinilo resaltan el código de barras; por lo que es preferible optar por un acabado cremoso o aterciopelado (el mate también marca las arrugas).

Resaltar ojos y labios a la vez

A pesar de que las reglas de maquillaje han cambiado y ahora es aceptable lucir una mirada intensa acompañada de unos labios potentes, ese dúo no suele funcionar demasiado bien una vez se han cumplido los treinta. Será mejor que solo destaques una de las dos partes del rostro; por lo que si decidís optar por una mirada más profunda acompañala de una boca nude, y si preferís lucir unos labios rojos o granates, combinalos con un eyeliner sencillo o una sombra discreta.

Fuente: Mujer hoy

COMENTARIOS