Seguinos en nuestras redes

Finanzas

Por primera vez en el año, el BCRA autorizó a un banco a distribuir dividendos

Permitió al Santander Río distribuir $ 260 millones, que se girarán prácticamente en su totalidad al exterior

Ayer el banco Santander Rio informó a la Bolsa que anteayer la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias del Banco Central (BCRA) autorizó la distribución de utilidades por $ 260 millones en efectivo.

La mayor parte de ese dinero, 99,3%, se girará al exterior para pagarle al accionista principal del banco, el Grupo Santander. Un dato relevante en medio de las restricciones para girar divisas e importar que aplica el BCRA para no perder reservas.

Sin embargo, el monto de unos u$s 30 millones, es irrisorio para los accionistas de la entidad.

De hecho, en marzo de 2011, antes del cepo cambiario, el banco obtuvo permiso para pagar $ 800 millones, y el giro al exterior fue de u$s 200 millones.[pullquote position=”right”]Por primera vez en el año, el BCRA autorizó a un banco a distribuir dividendos[/pullquote]

Pero el modesto importe de este año es el que se obtiene de cumplir la normativa del BCRA.

Sucede que a principios de 2012, para evitar la fuga de capitales, la entidad monetaria amplió del 30% al 75% el requisito adicional de capital que deben cumplir las entidades financieras después de la distribución de utilidades.

Los bancos tuvieron que frenar en seco el reparto de la ganancias que ya tenían planeado girar a sus casas matrices.

El año pasado el Citibank y el Hipotecario ($ 30 millones) pudieron superar las restricciones y retomaron la distribución, pero por poco monto.

Ayer, a pesar de que el Santander Rio informó que el dinero estará disponible en la Caja de Valores desde el 6 de mayo próximo, voceros de la entidad monetaria dijeron a este diario que todavía faltaban completar pasos formales. taban completar pasos formales.

Economía

Pánico en los mercados financieros por la fuerte caída del Bitcoin

La inflación en Estados Unidos, el crecimiento del desempleo y la propagación de la variante Ómicron están haciendo estragos en el mundo cripto y el Bitcoin llegó a caer hasta un 20% esta madrugada

En el transcurso de esta mañana la cripto más famosa se desplomó hasta un 20%. El movimiento se produce en concordancia con la semana de “risk off”, es decir, la percepción generalizada de riesgo alto que hace que los inversores tiendan a depositar sus activos en capitales de menor riesgo. De la misma manera, la preocupación por la política monetaria de Estados Unidos y los efectos de la variante Ómicron terminaron por afectar la tendencia bajista del Bitcoin y otras criptomonedas.

El BTC se llegó a desplomar hasta un 20% y cotiza en estos momentos cercano a los u$s47,000, cuando en septiembre su pico fueron los 66 mil dólares. Por otro lado, Ethereum baja más del 14% y cotiza cercano a los u$s3.900. Entre las otras altcoins: Dogecoin y Polkadot caen más del 22%, XRP pierde el 20%, Cardano y Solana se desploman el 18%, y Binance Coin desciende el 12%.

La incertidumbre respecto a la evolución de la pandemia y la propagación de la variante Ómicron se traduce en un nerviosismo generalizado en los inversores, a lo cual se suma la inflación, que debilitaría los precios de las materias primas y podría producir una recesión internacional.

El viernes se conoció un informe sobre la oficina de datos sobre el mercado de trabajo de Estados Unidos correspondiente al último mes que arrojó una caída del empleo a los niveles pre pandémicos. Así, durante esta madrugada cayeron las acciones de corporaciones hasta ahora favorecidas, como Tesla, Etsy y Adobe, que perdieron más del 5% de su valor; Facebook, en tanto, perdió 1,1% el viernes y más del 20% respecto de su máximo de septiembre. Todo ello inevitablemente impacta en el mercado cripto.

Continuar leyendo

Finanzas

Irregularidad en el pago de las tarjetas de crédito: crece la inquietud en los bancos

Ya empezaron a anticiparse a un eventual efecto “bola de nieve”. Algunas entidades líderes están citando a los clientes en problemas para ofrecerles una vía de escape

Puntos a considerar en materia de finanzas personales. La irregularidad en los pagos de las tarjetas de crédito creció con el coronavirus. El 70% de los hogares que se endeudó en pandemia responde que destinó una parte a comprar comida y medicamentos.

Sin llegar a índices alarmantes, los datos son seguidos muy de cerca en los bancos. Y también en el BCRA.

De acuerdo a un relevamiento del sitio iProfesional por distintas entidades líderes, la morosidad con las tarjetas de crédito todavía se encuentra en niveles históricamente bajos. En torno del 6% a 7% entre clientes particulares, en la mayoría de las entidades consultadas.

No obstante, se trata de un nivel más elevado que el 2% a 3% de los tiempos de la prepandemia. Uno de los datos relevantes que toman en cuenta en los bancos es la deuda promedio con las tarjetas de crédito: asciende a $235.000, y ha venido creciendo por encima del ritmo de la inflación.

Entre los clientes con problemas, también vino creciendo la utilización del límite que les dan las tarjetas: ya se encuentra en torno al 50%, contra un 30% que estaba antes de la pandemia. Es decir: aumentaron los casos de clientes con morosidad y también el nivel de endeudamiento de esas personas.

Continuar leyendo

Finanzas

Otro golpe al bolsillo argentino: el monotributo subirá casi 53% desde enero

De acuerdo a la normativa vigente, la categoría más baja llegará a pagar más de 4 mil pesos. En la misma proporción se incrementarán los topes de facturación de cada categoría

Los argentinos vuelven a recibir otro golpe en el bolsillo: los aportes de los monotributistas subirán casi 53% a partir del 2022.

En la misma proporción se incrementarán los topes de facturación de cada categoría. El aporte se ajustará desde enero según el incremento acumulado por las jubilaciones en el 2021, que arrojó 52,6%, según consignaron fuentes oficiales a la agencia NA.

Aumentarán los importes correspondientes al componente impositivo y los aportes al sistema previsional y a la obra social, en los casos que corresponda.

En tanto, las facturaciones máximas para estar en el régimen llegarán a $3.969.420 (actividades de servicios) y $5.648.790 (comercio).

En la categoría A, la más baja, se podrá tener ingresos de hasta $564.879. En la B, el tope será de $839.685, para citar algunos ejemplos.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR