Política

El nuevo titular de la Oficina Anticorrupción: “Soy un hombre de izquierda y de formación marxista”

Si bien admitió que no se considera kirchnerista, dijo estar “muy esperanzado con la actual gestión que recién inicia” y a la cual votó

lunes 23 de diciembre de 2019 - 10:32 pm

Félix Crous, el nuevo titular de la Oficina Anticorrupción (OA), se reconoció este lunes como “un hombre de izquierda con formación marxista” y admitió que “todavía nadie ha logrado superar la descripción de cómo funciona el mundo de Karl Marx”.

Para justificar su orientación política, el exfiscal de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) contó que militó desde muy joven en distintas fuerzas de izquierda de Argentina y que luego “por las distintas alternativas que ofrece la realidad” tuvo “mayores afinidades con los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner”.

Crous señaló: “Lo que explica Marx sobre lo que sucede con el capital y las relaciones sociales conservan vigencia. A Marx se lo discute y se lo alienta con las ideas y luego se lo combate con las dictaduras de todo el mundo. Hay una potencia que lo mantiene vigente hasta el día de hoy”.

Pero aclaró que nunca tuvo “los vicios de la izquierda argentina”: “El peronismo que tiene ese sesgo, que Daniel Santoro define muy bien, es la democratización del goce. Y eso es lo que irrita tanto”.

“Todos tenemos ideas y posiciones sobre el mundo que nos gusta o gustaría, de manera que es natural que haya gente que tenga alegría por mi designación y a otros que no les gusta nada. Espero que se vayan conformando cuando la cuestión avance”, aseveró.

Aunque la remoción o la elección del titular de la OA la hace el Presidente, Crous explicó que “este organismo rompe un principio básico del derecho administrativo que es la relación jerárquica. Es una situación sui generis, que es inédita en la estructura del Estado porque los organismos desconcentrados mantienen esa relación jerárquica”.

Y continuó: “Aquí el Presidente autolimitó sus facultades constitucionales de ser el jefe administrativo del Estado. La OA es una institución nueva y está sometida a la observación de todos. Incluso, hay proyectos de ley para mejorar su autonomía”.

“Me autoimpuse no hacer ninguna consideración pública sobre la gestión de la licenciada Alonso. No es útil y no tengo ganas de hacerlo. Estuvo en el ojo de la tormenta, eso es evidente”, se limitó a decir.

Por último, contó que el Presidente le explicó qué tipo de oficina pretendía: “Fue muy claro y enfático. Me dijo que no quería que persiguiera a nadie y eso lo repitió públicamente”.

COMENTARIOS