Iglesia

El papa Francisco abolió el “secreto pontificio” en casos de abusos sexuales

Se trata de la confidencialidad que se mantenía mientras se llevaba a cabo un proceso judicial en caso de abuso por parte de sacerdotes contra menores

martes 17 de diciembre de 2019 - 10:24 am

El papa Francisco cumplió hoy 83 años y los celebró con una decisión histórica: abolir el “secreto de confidencialidad”, en caso de abuso sexual de sacerdotes hacia menores.

Además, con otra ley, amplió la definición de pornografía infantil para que cubra a víctimas de hasta 18 años; y permitió por primera vez que laicos puedan defender en tribunales de la Iglesia a personas involucradas en delitos sexuales sin tener que pedir autorización. Antes, solo sacerdotes podían hacerlo.

El Vaticano difundió estas dos nuevas normas como “rescriptum ex audientia”, un término técnico en latín que indica que el Santo Padre toma una decisión que se convierte en ley en una audiencia con uno de sus máximos colaboradores.

El Papa decidió eliminar el secreto pontificio, en una ley de 5 artículos titulada “Instrucción sobre la reserva de las causas”, pese a una gran oposición de la curia. “El Santo Padre ha dispuesto que este tenga firme y estable vigor, pese a cualquier cosa contraria aún digna de especial mención, que sea promulgadada a través de su publicación en L’Osservatore Romano, entrando en vigor inmediatamente y por lo tanto publicado en el comentario oficial de las Acta Apostolicae Sedis”, puede leerse en su introducción, firmada por el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado.

El “secreto pontificio” es algo distinto del “secreto de confesión”, que sigue siendo absoluto e inviolable. El “secreto pontificio” eliminado por Francisco se refiere a la confidencialidad en el manejo judicial de los casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes y otros delitos graves de este tipo, normalmente manejado en el Vaticano en la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) y también en las Iglesas locales. Hasta ahora el “secreto pontificio” en estos casos había representado un problema enorme para los abogados de las víctimas de abusos que, bajo ese paraguas, no podían tener acceso a información.

COMENTARIOS